<span class="marron_titulo_big"></span><span class="marron"></span><p class="texto1"><b>BUENOS
AIRES, abr (IPS) – Cientos de empresas de origen español siguen
haciendo negocios en Argentina, pese a la campaña de Madrid en defensa
de la transnacional Repsol, afectada por la decisión del gobierno de
Cristina Fernández de tomar el control del paquete accionario
mayoritario de ese consorcio en la petrolera YPF.</b>

Desde
que Fernández envió el lunes 16 al parlamento un proyecto de ley para
expropiar casi 89 por ciento de las acciones de Repsol en YPF y quedarse
así con 51 por ciento de esa empresa petrolera de Argentina, el
gobierno español del centroderechista Mariano Rajoy puso en marcha
acciones diplomáticas en busca de aliados internacionales para condenar
esa decisión.
<br><br>
Como quinto destino de las exportaciones argentinas en 2011, España
concentra su interés en los biocombustibles, con unos 800 millones de
dólares al año que equivalen a 68 por ciento del total de compras, según
la consultora Abeceb. Precisamente, Madrid decidió este viernes 20
limitar el ingreso de ese producto de Argentina aplicando una medida
aprobada en octubre de 2010 que favorece a las empresas localizadas en
Europa.
<br><br>
Pero el clima de tensión entre los dos gobiernos contrasta con el normal
desempeño general de las empresas de todo tamaño e importancia
establecidas en Argentina y de los capitales que siguen llegando, como
aseguró la <a href="http://www.cecra.com.ar/" target="_blank" class="notalink">cámara hispana de comercio</a> en Buenos Aires.
<br><br>
Hay 205 firmas de esa procedencia que operan en sectores claves de la
economía argentina, como el energético, las telecomunicaciones, los
servicios públicos, bancos, seguros, el negocio inmobiliario, la pesca,
alimentos, editoriales, construcción, infraestructura, industria
automotriz, de software, turismo, ocio y cadenas de tiendas, entre otros
muchos rubros.
<br><br>
Datos de la embajada de España en Argentina indican que 28 por ciento de
las inversiones extranjeras en este país sudamericano en 2009 eran
españolas.
<br><br>
A modo de ejemplo, la empresa Telefónica, filial argentina, informa en
su página que tuvo en 2011 ingresos por 4.163 millones de dólares, lo
cual representó cinco por ciento del total de los negocios globales de
esta transnacional que tiene 63 por ciento de sus clientes en América
Latina.
<br><br>
También se destacan la empresa eléctrica Endesa, que tiene en Argentina
4,7 por ciento de los activos con los que cuenta en la región, y los
bancos Santander y BBVA, aunque los beneficios que obtuvieron esas dos
entidades en este país el año pasado no son de relevancia respecto del
conjunto de sus actividades en el mundo, según sus informes anuales.
<br><br>
"De una u otra forma esto va a afectar a la economía española", declaró a
IPS el profesor de economía aplicada Juan Benítez, de la sureña ciudad
de Málaga. El deterioro de resultados económicos de una empresa como
Repsol afecta, además de a los accionistas, a sus trabajadores,
proveedores y firmas con las que mantiene relaciones comerciales,
explicó.
<br><br>
Repsol tenía 36.323 empleados en 2010, distribuidos en más de 30 países,
pero España concentra 46 por ciento de ellos y Argentina 37 por ciento.
<br><br>
<b>Cautela y mesura ganan dinero</b>
<br><br>
Hace menos de un mes, la Cámara Española de Comercio de la República
Argentina (Cecra) recibió a una delegación de 22 empresas pequeñas y
medianas que llegaron desde Madrid en busca de oportunidades a la sombra
de las compañías grandes, ya afincadas, de las que pueden ser
proveedoras.
<br><br>
El presidente de la Cecra, Guillermo Ambrogi, dijo a la prensa en
febrero que Argentina "seguirá siendo el tercer país receptor de
inversiones extranjeras directas de España en América Latina, después de
México y Brasil".
<br><br>
La Cecra, que trabaja en colaboración con los ministerios de Relaciones
Exteriores y de Industria de España, tiene en Argentina 830 socios, que
son compañías de capital español o mixto de diverso tamaño.
<br><br>
Ambrogi, quien también representa a la federación que agrupa a las
cámaras españolas en la región, informó que las inversiones originadas
en ese país europeo acumuladas en Argentina llegaron a 60.000 millones
de dólares en los últimos 17 años.
<br><br>
Muy cauta tras el anuncio de la nacionalización de la mayoría del
paquete accionario de YPF, la Cecra se negó a dar entrevistas
periodísticas y solo mantuvo reuniones con la embajada española a fin de
llegar a consensos antes de expresar cualquier posición.

Si bien detrás de ese mutismo pueda intuirse inquietud en el sector
empresarial, la actividad continúa sin alteraciones e incluso hasta hace
pocos días, algunas firmas no dudaban en evaluar positivamente su
vínculo con el gobierno centroizquierdista de Fernández.
<br><br>
"Nuestra relación con el gobierno es buena, no hemos tenido
inconvenientes", comentó la portavoz de Gas Natural Ban, Betina Llapur,
al ser consultada por IPS en vísperas de la decisión de expropiar
acciones de Repsol, cuando la relación entre esta transnacional y el
gobierno por la caída de la producción y la falta de inversiones estaba
tensa pero no había hecho crisis.
<br><br>
La española <a href="http://www.gasnaturalfenosa.es/es/" target="_blank" class="notalink">Gas Natural Fenosa</a>,
con 50,4 por ciento de las acciones, y la estatal Administración
Nacional de la Seguridad Social (Anses), que gestiona los ahorros de
pensiones de Argentina, con 25 por ciento, conforman esta empresa que al
cierre de 2010 contaba con casi 1,5 millones de clientes y una red de
distribución de más de 23.000 kilómetros en el área metropolitana de la
ciudad de Buenos Aires.
<br><br>
"El reclamo de invertir más no se aplica a nosotros, porque expandimos
nuestras redes y sumamos 30.000 nuevos clientes por año" en sectores de
bajo poder adquisitivo, aseguró Llapar.
<br><br>
La empresaria resaltó que también tienen una "muy buena relación" con el
representante de Anses en el directorio. "Lo apreciamos mucho y trabaja
para la empresa", destacó.
<br><br>
En España, el impacto también podría estar más acotado de lo que parece,
a juzgar por los movimientos de funcionarios españoles en el exterior.
<br><br>
El economista español Jesús Carrión, investigador del Observatorio de la
Deuda en la Globalización, declaró a IPS que hechos como la
expropiación de acciones de Repsol en YPF perjudican "a las elites
económicas, pero no a nosotros como sociedad".
<br><br>
Según datos de la propia firma, la empresa transnacional <a href="http://www.repsol.com/es_es/" target="_blank" class="notalink">Repsol</a>
no cuenta con mayoría de capital español, puesto que 42 por ciento de
las acciones pertenecen a fondos de inversión extranjeros y 9,49 por
ciento a Petróleos Mexicanos (Pemex).
<br><br>
El resto sí se reparte en España entre la banca española CaixaBank, con
12,83 por ciento, la connacional Sacyr con 10,01 por ciento, fondos de
inversión locales con 9,9 por ciento, inversores minoristas que suman
10,8 por ciento y el resto son acciones de Repsol como tal.
<br><br>
El economista argentino Héctor Valle, de la Fundación de Investigaciones
para el Desarrollo, dijo a IPS que la nacionalización de YPF "es
positiva" y representa "la decisión más importante en materia energética
en los últimos 20 años".
<br><br>
En su opinión, "la relación del grupo inversor español con el gobierno
estaba en un punto crítico hace rato, y virtualmente agotada" por
necesidades e intereses que diferían mucho entre la empresa y el Estado
argentino.
<br><br>
Repsol en YPF tenía una concepción propia de una multinacional, que
invierte donde tiene más rentabilidad, y esa visión chocaba con las
necesidades de desarrollo de Argentina, advirtió.
<br><br>
Valle no cree que sea una avanzada del Estado contra las empresas
españolas. No obstante, admitió que sí puede ocurrir que la economía del
país europeo, que está "en un momento crítico", sea afectada
indirectamente por esta determinación.
<br><br>
"Ellos tienen problemas de déficit fiscal y las multinacionales están
contribuyendo a reducir el rojo revirtiendo las utilidades que obtienen
en las filiales hacia las casas matrices", dijo.
<br><br>
En ese punto, la expropiación de acciones de Repsol podría representar
un inconveniente, pero no de la magnitud que se expresa en las
declaraciones de los funcionarios, indicó.
<br><br>
Carrión coincidió en que los beneficios de las empresas españolas tienen
una "enorme dependencia" de sus filiales en América Latina, pero en
cambio no tienen en cuenta los impactos ambientales que recaen sobre
comunidades indígenas, como las denuncias sobre la contaminación de los
habitantes indígenas de la zona del yacimiento de Loma de Bata, en
Argentina.
<br><br>
* Con aporte de Inés Benítez (Málaga, España)
<br>

Recomendar a amigo
  • gplus
  • pinterest

Sobre el autor

Jose Tejada Gómez

Fundador, director de DiarioDigitalRD. Mas de 30 años en el ejercicio del periodismo en República Dominicana. Con larga tradición gremial en el sector de los periodistas.
  • gplus
  • pinterest