El uso y manejo de los distintos tipos de drogas, está
directamente ligado a la actividad criminal, en sus diferentes manifestaciones. En el sistema carcelario dominicano, se ha podido determinar,
que la mayoría de los privados de libertad, han sido condenados por violaciones
a la ley 50-88 sobre uso ilícito y tráfico de drogas.

Pero eso no se queda ahí, al realizar un estudio más
exhaustivo, se podrá determinar, que los casos de homicidio, robo, e incluso
los relacionados con violencia intrafamiliar, de una u otra manera, están
vinculados al uso y tráfico de drogas.

El uso y tráfico de drogas, se ha convertido en un mal que
afecta todo el tejido social en la República Dominicana. Situación que se
manifiesta en todos los estratos sociales, e incluso, cada día se reduce la
edad en que niños, niñas y adolescentes, se inician en el uso y tráfico de
drogas.

La utilización de niños, niñas y adolescentes en nuestros
barrios, ha tomado un camino peligroso, a tal punto que, producto de las
condiciones de miseria y exclusión social en que se desenvuelven una gran
cantidad  de dominicanos en barrios y
campos del país, el narcotráfico ha  podido
encontrar un terreno fértil, en el que, con pocos recursos, han podido
establecer un enclave de singular importancia para expandir su imperio del
miedo, terror, violencia y crímenes.

Estudios realizados por expertos nacionales y extranjeros,
han determinado que el primer delito que comete un adicto es el uso de drogas
en un mercado ilegal y el ir a comprar lo que van a consumir. Existen
individuos que se lucran con la explotación 
de aquellos que han caído en la red del consumo de drogas, con la
existencia de una economía subterránea dominado por el negocio ilegal del narcotráfico.

Este negocio se inicia con los niños o jóvenes, vendiendo
drogas en las escuelas o en los barrios. Pero están además, los que por la
dependencia que tienen en el uso de las drogas, roban, cometen actos de
violencia u otros delitos para conseguir de alguna forma, satisfacer sus
necesidades.

LA DELINCUENCIA JUVEIL VS USO DE DROGAS 

La delincuencia juvenil se define como el conjunto de actos
antisociales o faltas cometidas por jóvenes menores de edad. La delincuencia
juvenil es un problema social cuya situación de deterioro ha propiciado un
descenso acelerado en sus niveles de vida.

Ya hemos dicho al principio, que existe una alta relación
entre la delincuencia y el uso y tráfico de drogas. Entre los factores
asociados a la delincuencia se pueden citar: baja escolaridad, desempleo, uso
desmedido de drogas, falta de valores sociales, éticos y familiares, y pobre
control social e institucional por parte del Estado.

También se ha establecido que la violencia evidenciada por
los jóvenes ligados a la práctica delincuencial, refleja la dinámica familiar
en que se desenvuelven. O sea, la violencia de sus padres contra sus madres y
hermanas, influye enormemente en la conducta que van definiendo los niños,
niñas y adolescentes.

En las familias integradas por delincuentes, donde el crimen
es visto como algo normal se observa un conjunto de patrones de crianza, donde
no existe la supervisión del Estado o de alguna de sus dependencias. A pesar de
sus prácticas delincuenciales, estas familias carecen de un hogar decente, de
condiciones económicas estables, garantía 
de servicios de salud y recreación. Pero además, en el seno de estas
familias, se carece completamente del debido respeto entre las parejas.

Recomendar a amigo
  • gplus
  • pinterest

Sobre el autor

Jose Tejada Gómez

Fundador, director de DiarioDigitalRD. Mas de 30 años en el ejercicio del periodismo en República Dominicana. Con larga tradición gremial en el sector de los periodistas.
  • gplus
  • pinterest