<b>

La
actual Constitución de la República le pertenece, en sentido histórico, a
Leonel Fernández. El país pagó un alto precio económico y político por ella. Por
lo tanto, es necesario su cumplimiento al país de la letra para que podamos
hablar de un verdadero Estado de Derecho.</b>

“Todas
las personas y los órganos que ejercen potestades públicas están sujetos a la
Constitución, norma suprema y fundamento del ordenamiento jurídico del
Estado”.&nbsp; Vean bien. Dice: “Todas las
personas”.&nbsp; No hace excepción, según el
artículo seis. No dice “todas menos Leonel Fernández·

Esa
Constitución establece en su artículo 146, que “Será sancionada con las penas
que la ley determine, toda persona que sustraiga fondos públicos o que
prevaliéndose de sus posiciones dentro de los órganos y organismos del Estado,
sus dependencias o instituciones autónomas, obtenga para sí o para terceros
provecho económico”.

“De
igual forma –sigue diciendo- será sancionada la persona que proporcione
ventajas a sus asociados, familiares, allegados, amigos y relacionados”. (No lo
digo yo, lo dice la Constitución de Leonel)

Y lo
más importante, ¡atención!, “es obligatoria, de acuerdo con lo dispuesto por la
ley, la declaración jurada de bienes de las y los funcionarios públicos, a quienes corresponde siempre probar el
origen de sus bienes, antes y después de haber finalizado sus funciones o a
requerimiento de autoridad competente”.

Quiere
decir que los ciudadanos tenemos derecho a saber cuál es el patrimonio de todos
los funcionarios públicos, incluyendo el Presidente. Cuando Danilo salga del
cargo debe, por mandato de la Constitución, no solo decir, sino probar el
origen de sus bienes. Leonel también.

Durante
las gestiones de&nbsp; gobierno de Leonel se hicieron
cerca de 200 denuncias serias de corrupción, malversación, prevaricación o robo
de fundos públicos. ¡Ninguna fue investigada! Algunas de esas denuncias
involucraban al propio Leonel o sus allegados más cercanos, como su esposa, sus
hermanas y varios ministros, viceministros, embajadores, y directores
generales. El Banco Interamericano de Desarrollo calculó entre tres y cinco por
ciento del Producto Interno Bruto, lo que la corrupción se llevaba en los
bolsillos durante los gobiernos de Leonel. Hablamos de cien mil millones de
pesos todos los años. (En los pasillos del Palacio Nacional aseguran que el
grupo de Leonel se llevó en seis meses más de 150 mil millones de pesos. De ahí
el famoso maletín de los gallegos de Danilo que en vez de un tesoro, encontró
facturas por pagar)

Los
casos más escandalosos de corrupción involucran al senador de San Juan de la
Maguana, Félix Bautista, que Leonel dijo querer como a un hijo.

De
acuerdo con la Constitución, los ciudadanos tenemos derecho a saber, dónde
están los 130 millones de dólares de la SunLand. &nbsp;La Suprema Corte de Justicia de Subero Isa,
con más miedo que vergüenza, dijo que se había violado la Constitución.

Todos
tenemos derecho a saber por qué Solano, deportado por tráfico de drogas,
recibió del gobierno de Leonel, según sentencia de la Suprema Corte de
Justicia, más de cinco mil millones de dólares en obras del Estado. De igual
modo alguien debe explicarnos de dónde salieron los fondos para patrocinar
campañas electorales en Haití, Perú, Panamá y otros países del área. Que nos
digan, atendiendo al rigor constitucional, como es posible que Arturo del
Tiempo fuera recibido en Palacio por el Presidente, luego le diera inicio a la
obra y posteriormente intervino para que el Banco de Reservas financiera la Torre
Atiemar donde la Policía tenía intereses a tal grado que un coronel asistente
del jefe de esa institución era el “jefe de seguridad de la obra”.

La
Fundación Global, Democracia y Desarrollo, desde mi óptica, es “cuerpo del
delito”. La querella presentada por Guillermo Moreno y Alianza País, está bien
fundamentada desde el punto de vista jurídico. &nbsp;No puede ser rechazada con bravuconadas. Las
pruebas presentadas en el libro “¡Nunca Más!” son demoledoras. Leonel tiene que
explicarle al país la procedencia de los fondos de la Funglode. Es obligatorio.
Lo manda la ley. (¡Lean esa vaina, por favor!)

Los
ciudadanos no tienen nada que probar en los tribunales contra Leonel y su
gente. Ni Guillermo Moreno tampoco, &nbsp;aunque tenga las pruebas para hacerlo. Es Leonel
quién tiene que demostrar la procedencia y legitimidad de los mismos, según el
artículo 146 de la Constitución del propio Leonel.

Nadie
tiene que sentirse ofendido ni ultrajado porque un ciudadano en pleno ejercicio
de sus derechos constitucionales reclame transparencia. Nadie está culpando a
nadie por “envidia”, ni por prejuicios políticos. Es una cuestión de ley.&nbsp; Todos los ciudadanos, menos los que la
Policía le “da pa bajo”, son inocentes hasta tanto se les pruebe lo contrario
siguiendo el debido proceso.

El
Comité Político, el Comité Central y todos los demás comités del PLD, en vez de
amenazar y amedrentar, deberían demandar que la justicia actúe, con rigor, con
honestidad y con absoluta independencia. No amenazar fiscales, ni presionar
jueces, ni utilizar periodistas corrompidos para que insulten y denigren a
quienes reclaman se cumpla con lo que establecen la Constitución y las Leyes.Leonel
debería ser el primero en permitir ser investigado. (El que no tiene hechas no
tiene sospechas)

Los
ciudadanos están en el deber de exigir transparencia, explicaciones, justicia.
Y que los &nbsp;que resulten condenados por
robo le sean expropiados sus bienes, como ordena la Constitución: “A las
personas condenadas por delitos de corrupción les será aplicada, sin perjuicio
de otras sanciones previstas por las leyes, la pena de degradación cívica, y se
les exigirá la restitución de lo apropiado de manera ilícita”. Después, como
dijera el poeta nacional, “no quiero más que paz”.

Recomendar a amigo
  • gplus
  • pinterest

Sobre el autor

Jose Tejada Gómez

Fundador, director de DiarioDigitalRD. Mas de 30 años en el ejercicio del periodismo en República Dominicana. Con larga tradición gremial en el sector de los periodistas.
  • gplus
  • pinterest