Bush se dispone a duplicar asistencia contra el Sida




WASHINGTON, 30 may (IPS) – El presidente de Estados Unidos, George W. Bush, pidió este miércoles al Congreso legislativo de su país duplicar el presupuesto de su programa mundial contra el sida a 30.000 millones de dólares, desde 2009 y hasta 2013. En una breve aparición en el jardín de rosas de la Casa Blanca, Bush dijo que el Plan Presidencial de Emergencia para Paliar el Sida (Pepfar, por sus siglas en inglés) hoy proporciona medicamentos a 1,1 millones de portadores de VIH (virus de inmunodeficiencia humana, causante del sida) en 15 países.

El aumento de la asignación permitiría elevar esa cantidad a casi 2,5 millones, afirmó.

"Estados Unidos trabajará con otros gobiernos, con el sector privado y con organizaciones religiosas y comunitarias de todo el mundo para cumplir objetivos evaluables en apoyo del tratamiento de casi 2,5 millones de personas", declaró.

Otros objetivos son "prevenir más de 12 millones de nuevas infecciones, y apoyar la atención de 12 millones de personas, incluidos más de cinco millones de húerfanos y otros niños" en situación particularmente vulnerable, agregó Bush.

El mandatario también anunció que su esposa, Laura Bush, viajará el mes próximo a cuatro países receptores de asistencia –Zambia, Senegal, Malí y Mozambique– para evaluar las operaciones del programa.

Activistas contra el sida (síndrome de inmunodeficiencia adquirida) dieron una cauta bienvenida al anuncio, aunque algunos dijeron que duplicar la asistencia no era suficiente, dada la velocidad con que se propaga el VIH/sida.

"Treinta mil millones de dólares a lo largo de cinco años realmente resultarían en una reducción general de la proporción de portadores de VIH que reciben tratamiento", dijo Paul Davis, del no gubernamental Grupo de Acceso Global a la Salud (Health GAP).

Davis señaló que Bush había prometido, tanto en la cumbre del Grupo de los Ocho (G-8) países más poderosos celebrada en 2005 en Gleneagles, Escocia, como en la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) un año después, trabajar hacia el acceso universal al tratamiento para víctimas del VIH.

"La cuota estadounidense del costo de mantener esa promesa debería ascender al menos a 50.000 millones de dólares en los próximos cinco años", dijo.

Otros críticos enfatizaron que sería necesario eliminar varias condiciones en el financiamiento del Pepfar, particularmente las asignaciones específicas para los programas de "abstinencia hasta el matrimonio", si la intención es bloquear el avance de la enfermedad.

Un cambio de prioridades permitiría el mayor financiamiento de proyectos de promoción de las prácticas sexuales seguras, que demostraron ser más efectivas.

El Pepfar ordena hoy que un tercio de sus programas de prevención del VIH –alrededor de 100 millones de dólares al año– se gasten en programas de "abstinencia hasta el matrimonio".

"Un mayor financiamiento mundial es una respuesta necesaria ante la pandemia de sida, pero dista de ser suficiente", opinó Jodi Jacobson, directora ejecutiva del Centro para la Salud y la Igualdad de Género (Change, por sus siglas en inglés), con sede en Washington.

"Ninguna suma de dinero compensará las políticas preventivas guiadas ideológicamente que ahora promueve el Pepfar", continuó.

"Hoy, el sexo sin protección es el mayor factor en la propagación del VIH en todo el mundo, y es responsable de 80 por ciento de las nuevas infecciones en África subsahariana", agregó.

Pero, advirtió Jacobson, "el gobierno de Bush insiste en financiar sólo programas de abstinencia, desacreditados por el Instituto de Medicina, la Oficina de Responsabilidad del Gobierno y numerosos estudios de investigación independientes".

El pedido de Bush, que de aprobarse extenderá la vida del Pepfar a 10 años, sobrevino poco antes de la cumbre del G-8 que se celebrará del 6 al 8 de junio en la septentrional localidad alemana de Heiligendamm, cuya agenda se prevé esté dominada por asuntos clave en materia de desarrollo, como el alivio de la deuda externa, desafíos mundiales de salud y el cambio climático.

Algunos analistas en Washington sugirieron que el pedido de Bush fue diseñado, en parte, para desviar la atención de los esfuerzos de su gobierno por aguar una fuerte declaración del G-8 sobre el cambio climático.

Desde que Bush anunció la creación del Pepfar en 2003, el Congreso le asignó una suma superior a los 13.000 millones de dólares, mucho más de lo que cualquier otro país haya aportado a los esfuerzos mundiales contra el sida.

Bush pidió 5.400 millones de dólares. Es seguro que el Congreso aprobará la partida, por lo que la inversión en el programa llegará a 18.300 millones de dólares en sus cinco años de su existencia, 3.300 millones de dólares más de lo que originalmente pidión Bush.

El programa, que expira en septiembre de 2008, se concentra en 12 países africanos: Botswana, Costa de Marfil, Etiopía, Kenia, Mozambique, Namibia, Nigeria, Ruanda, Sudáfrica, Tanzania, Uganda y Zambia. También brinda financiamiento a Guyana, Haití y Vietnam.

Pepfar también contribuyó –aunque relativamente poco– al Fondo Mundial de Lucha contra el Sida, la Tuberculosis y la Malaria, iniciativa multilateral con sede en Ginebra que brinda financiamiento rápido a proyectos probados tanto por gobiernos nacionales como por organizaciones no gubernamentales.

Como el Fondo Mundial no aplicó las mismas restricciones ideológicas al financiamiento que las usadas por el Pepfar, el gobierno se resistió a los esfuerzos del Congreso para elevar la contribución de Washington.

Por lo tanto, para el año fiscal 2008 Bush pidió al Congreso que asigne apenas 300 millones de dólares de los 5.300 millones que en total prevé el Pepfar como partida para el Fondo Mundial. Pero se prevé que el Congreso, como lo hizo en los últimos años, al menos duplique esa suma.

En marzo, un panel independiente de expertos encabezado por el Instituto de Medicina de la Academia Nacional de Ciencias en Washington dio al Pepfar una alta calificación, y aseguró que había "demostrado lo que muchos dudaban que podía hacerse".

Al mismo tiempo, el panel atacó varios aspectos del programa por inefectivos o incluso contraproducentes, particularmente sus restricciones ideológicas.

Un tercio de todo el dinero destinado por el Pepfar a estrategias de prevención debe gastarse en edución para la castidad y la fidelidad, incluso en países donde el sida se propagó mayormente por uso de drogas.

El panel también criticó el requisito del Pepfar de que la Administración de Drogas y Alimentos (FDA) de Estados Unidos evalúe de modo separado todos los fármacos anti-sida que ya fueron aprobados por la Organización Mundial de la Salud (OMS) para el uso en pacientes infectados con VIH.

Además de proponer la eliminación de tales restricciones, Health GAP exigió al gobierno aumentar el financiamiento para entrenar, mantener y apoyar a la creciente cantidad de personal médico y trabajadores sanitarios de la comunidad que son necesarios para combatir la enfermedad, particularmente en África.

"La escasez de trabajadores de salud en África es catastrófica, y a menos que el Pepfar se comprometa a gastar más dinero en abordar esta crisis, Estados Unidos no podrá cumplir sus objetivos en materia de tratamiento y prevención, o sostener su progreso en la próxima fase del programa", dijo Asia Russell, de Health GAP.

Cuarenta millones de personas en todo el mundo son hoy portadores de VIH, dos tercios de los cuales residen en África subsahariana. Unos 4,3 millones de personas resultaron infectadas en 2006, según la OMS, lo que supone un incremento de 400.000 respecto de 2004.

El Programa conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/Sida (Onusida) calcula que, en diciembre de 2005, más de 1,3 millones de personas recibían terapia antirretroviral en países de ingresos bajos y medios, un gran avance respecto de las 400.000 de 2003.

Aunque la cantidad de habitantes de África subsahariana que reciben tratamiento se multiplicó por ocho entre 2003 y 2005, la cifra todavía se encontraba en el entorno de los 800.000 a fines de 2005, mientras que unos 24,5 millones de personas en la región están infectadas con VIH. ***** +Emergencia sida – Cobertura especial de IPS Noticias (http://www.ipsnoticias.net/_focus/sida/index.asp) +Pepfar, en inglés (http://www.pepfar.gov/) (FIN/IPS/traen-js-mj/jl/ks/wd na he sd md/07) (FIN/2007)



About the Author

La Redacción
Diario DigitalRD.Com, primer diario en línea creado en República Dominicana, fundado el 16 de enero del 2006. Su director es el periodista José Tejada Gómez. Para contactos. Cel. 809-980-6500 y 809-6081130. [email protected]