Todos tenemos por lo menos un jefe




  
    Prepárese:  Si usted sabe que va a hablar con alguien sobre un tema en específico, no llegue con las manos vacías. Si necesita documentos para comprobar lo que está diciendo, llévelos.  Pero sobretodo esté preparado para responder preguntas, y si se puede adelantar a ellas mucho mejor, ya que las puede aclarar antes de que la otra persona las convierta en una parte negativa de la conversación.

    No diga todo lo que piensa:  Pero como dicen, piense todo lo que diga.  Para responder o exponer, tómese su tiempo.  Muchos creen que dar una respuesta rápida demuestra sabiduría, sin embargo esto lo puede llevar a cometer errores.  El tiempo de reacción entre la pregunta y la respuesta le da poder de acción, así usted organiza el pensamiento y su respuesta será organizada y con argumentos.  Por lo regular no tendrá que aclarar su respuesta o hacer un discurso.  Tampoco tendrá que ir organizando lo que dice mientras habla.

    Escuche:  Deje que la persona termine de hacer la pregunta antes de usted comenzar a responder.  Y cuando usted termine de responder, cierre la boca o pregunte si se dio a entender… nunca pregunté "¿Me entendió?", eso es de muy mal gusto.

    No ande con rodeos:  Responda directamente y no trate de estar escondiendo cosas.  Las respuestas claras y concisas evitan malos entendidos.  Tampoco trate de decir cosas entre líneas.
Si lo que quiere dejar dicho no es tan importante como para decirlo, entonces no lo deje a la interpretación.  Si es tan importante, entonces dígalo sin que se pueda malinterpretar.

    No cause temores:  Pero no deje de exponer los contra.  Sea positivo utilizando las ventajas y beneficios que tendrá su posición, pero exponga lo negativo y muestre una solución.  En caso de encontrar un problema, lo importante es concentrarse en el "cómo se puede" y nunca en el "no se puede".

    Si no tiene respuesta, pida "tiempo fuera":  No responda si no sabe cual es la respuesta.  Conseguirá mucho más autoridad y respeto si solicita tiempo para dar una respuesta correcta, que aventurarse y dar una respuesta errónea.  No lo sabemos todo, ni tenemos por qué saberlo, lo importante es saber dónde se consigue la respuesta.

    El momento correcto:  Nunca intente conseguir una buena negociación en un momento de estrés.  Si no hay tiempo y se puede esperar, entonces espere.  Si no puede esperar, entonces utilice el tiempo y evite discusiones muy largas.  Siempre es aconsejable utilizar el primer minuto para crear el ambiente, hablando de algo neutral antes de entrar en el asunto que le compete.

    Aumento de sueldo:  Nunca pida un aumento argumentando que el dinero que gana no es suficiente.  Plantéele los beneficios que tiene la empresa en tener un funcionario como usted.  Si no encuentra usted estos beneficios para exponerlos, entonces prepárese para ser cada día más útil, o busque un trabajo al que usted le sea rentable.  No debemos comprar si no tenemos beneficios de lo que compraremos, así mismo pasa con los empleados.

    Hasta la siguiente entrega.

    © Ing. Diego A. Sosa. Escritor, Consultor, Coach y Facilitador de Empresas y Profesionales a nivel Internacional. CEO Mercurio Entrenamiento y Consultorías S. A.

    e-mail: [email protected]
    WEB: www.DiegoSosa.info



About the Author

La Redacción
Diario DigitalRD.Com, primer diario en línea creado en República Dominicana, fundado el 16 de enero del 2006. Su director es el periodista José Tejada Gómez. Para contactos. Cel. 809-980-6500 y 809-6081130. [email protected]