Mitos sobre la higiene vaginal




Los médicos recomiendan no hacerte duchas vaginales, porque cambian el Ph vaginal (grado de acidez y alcalinidad), alterando la flora bacteriana natural que te protege de infecciones. Por lo tanto, te hacen más susceptible de contraer infecciones vaginales, que en el peor de los casos se pueden extender al útero, trompas de Falopio y ovarios, provocando infertilidad o un embarazo ectópico. De hecho las mujeres que usan duchas vaginales habitualmente son más susceptibles de sufrir irritación, enfermedades de transmisión sexual (ETS) o incluso enfermedad pélvica inflamatoria (EPI).

Las duchas vaginales no previenen infecciones ni ETS, sino que las pueden provocar. Si ya tienes una infección vaginal, por ningún motivo te hagas una ducha vaginal, porque puedes empeorarla o extenderla hacia el útero, mejor acude inmediatamente al médico.

Hacerte una ducha vaginal después de tener relaciones sexuales tampoco previene el embarazo, porque los espermatozoides nadan tan rápido que ninguna ducha vaginal los puede aniquilar. Y por el contrario, sí puede crear una infección que en el peor de los casos provoque esterilidad.

En resumen, no necesitas hacerte ninguna ducha vaginal, porque internamente la vagina se limpia sola de forma natural mediante el moco cervical. Lo importante es que te laves sólo externarmente, todos los días, con agua y un jabón muy suave sin perfume .



About the Author

La Redacción
Diario DigitalRD.Com, primer diario en línea creado en República Dominicana, fundado el 16 de enero del 2006. Su director es el periodista José Tejada Gómez. Para contactos. Cel. 809-980-6500 y 809-6081130. [email protected]