<p>49 años después y seguimos en lo mismo</p><p></p>




La actitud de la
clase política dominicana frente a la Junta Central Electoral (JCE) es la misma
que ha mantenido durante 49 años, es decir, desde las primeras elecciones con
carácter libre y democrático que tuvo el pueblo dominicano en el 1962.

El regateo post-electoral,
caracterizado por las impugnaciones y las acusaciones de fraudes cuando se
tienen causas perdidas, ha sido la principal carta de los derrotados en esas
consultas, sean generales o de medio término. Son tácticas que preocupan a una
ciudadanía que aspira ver un desenlace civilizado de las concurrencias a las
urnas., pero que a través de los años no ve ningún progreso. Citemos&nbsp; algunos casos:

En 1990, con una
abstención del 40%, Joaquín Balaguer logra reelegirse con el 36.1% de los
votos, contra el 34.9% de Juan Bosch del Partido de la Liberación Dominicana
(PLD), y un 23% para el Partido Revolucionario Dominicano (PRD) que mantenía
una crisis interna. Este proceso se caracterizó por la expresión de amplios
sectores de la vida política y social, que cuestionaban la legitimidad de
dichas elecciones, a lo que Balaguer respondió lanzando los militares a la
calle y decretando un toque de queda.

El candidato del
PLD, Juan Bosch, denunció que se había cometido un fraude electoral (los
reformistas eran profesionales en esas acciones). Y si lo denunciaba era porque
tenía evidencias más que suficientes para echar el pleito en las jurisdicciones
electorales.

El nuevo gobierno
de Balaguer fue golpeado por encendidos cuestionamientos de amplios sectores
sociales y políticos que reclamaban la legitimidad de las elecciones. El deterioro
de la situación económica y descontento generalizado de la población fue
patético mientras el país sufría a consecuencia de una devaluación en un 50 por
ciento. Escenas parecidas se dieron en los comicios del 1966-1970, 1970-1974, 1974-1978,
1986, o sea, en el gobierno de los doce años y un chín más. Igual festival de
inconformidades se presentó en los gobiernos que reemplazaron a los
reformistas.

En el 2008, las
elecciones se efectuaron con un 70% del total de inscritos (unos 5.8 millones
de dominicanos acudieron a las urnas) y hubo una abstención de un 30%. El
doctor Leonel Fernández ganó el proceso electoral en la primera vuelta con un
amplio margen de un 53% de los votos, mientras que Miguel Vargas Maldonado,
candidato presidencial del PRD, tenía el 40% y Amable Aristy Castro, del
Partido Reformista Social Cristiano (PRSC), el 4.96%. De inmediato, sectores
inconformes alegaron fraude y los perredeistas compararon el proceso con las
irregularidades atribuidas a Balaguer en el 1994.

Cuarenta y nueve
años después, aún existe el mismo comportamiento de armar líos sobre la base de
hacer las mismas denuncias sin fundamentos y de torpedear los trabajos de la
JCE, pretendiendo crear situaciones de inestabilidad política y electoral. Todavía
no se ha declarado abierta la campaña electoral y ya hay ruídos que buscan
establecer una crisis en el país. No somos capaces de respetar las decisiones
de un organismo electoral sin que surjan pataleos, impugnaciones o
declaraciones de cuestionamientos a los jueces de esa institución. Es una
evidencia de inmadurez que debiera darnos vergüenza, pues en otros países las
elecciones se cotizan con más niveles de sus actores.

&nbsp;



About the Author

La Redacción
Diario DigitalRD.Com, primer diario en línea creado en República Dominicana, fundado el 16 de enero del 2006. Su director es el periodista José Tejada Gómez. Para contactos. Cel. 809-980-6500 y 809-6081130. [email protected]