<p>Crónica de una derrota esperada</p>




Despojarse de mezquindad en este proceso electoral
que casi culmina significa felicitar a la dirigencia y militancia del Partido
Revolucionario Dominicano (PRD) que han luchado como titanes en un intento heroico
por retornar al poder, y han logrado mantener su candidatura por encima del 40 por ciento, pese
a Hipólito Mejía, a sus imprudencias, a sus desconocimiento total de las cosas
de Estado, a su irrespeto absoluto, a su respuestas repentistas, a su incontinencia
verbal, a su confusión mental y a su vocación de humorista. <br>

Unas 6 encuestas independientes y acreditadas que
han sido publicadas en los últimos días vaticinan la victoria de Danilo Medina
en la primera vuelta, y para entendercómo pudo Hipólito Mejía pasar de tener unos 20 puntos por encima a
estar entre 6 y 8 por debajo del candidato del partido morado habría que
analizar la génesis de su postulación.

Un momento difícil para el gobierno debido al
control delgasto público a consecuencia
de la firma con el Fondo Monetario Internacional, la situación de indefinición
a lo interno del Partido de la Liberación Dominicana (PLD) cuando el presidente
aún no había dicho que no se repostularíay el país estaba en ascua ante una posible candidatura de la doctora
Margarita Cedeño, y la moda del “llegó papá” que caló en el segmento de la
juventud, hicieron posible que los estrategas deMejía fabricaran una burbuja que este ha ido
desvaneciendo con el tiempo.

Una victoria cuestionada por el sector de Miguel
Vargas Maldonado debió servir para que Hipólito Mejía iniciara una cruzada en
su partido de unificación y negociación con los grupos desplazados, pero
contrario a eso, envalentonado y borracho del triunfo interno y el
posicionamiento en las encuestas, cuando aún el PLD no definía su situación
interna, el llamado guapo de Gurabo menospreció esas fuerzas argumentando que
no las necesitaba.

La primera imprudencia de Mejía fue afirmar en un
círculo cerrado que a Vargas Maldonado le haría como a Hatuey Decamps, que lo
explotaría y lo sacaría del PRD, lo que en cosas de minutos le llego como
mensaje expreso al presidente de la organización.

Antes de ser proclamado de manera oficial, Hipolíto
Mejía se dedicó a organizar los comandos de campaña en todo el territorio
nacional, bajo la premisa que estaba 20 puntos por encima de Danilo Medina y no
necesitaba al presidente del PRD ni a su gente, excluyó a los dirigentes que
responden aMiguel Vargas, los que se
replegaron a sus casas no solo por este hecho, sino porque además en un hecho
sin precedentes de triunfo adelantado, fueron repartidos los cargos en el
Gobierno, dejando igualmente fuera a los derrotados internos.

La seguridad del triunfo era tal, que varios de los
señalados para ocupar puestos de ministros se ausentaron del país a realizar
estudios de postgrado, argumentando que tenían que prepararse para tener un
buen desempeño una vez en el poder.

El tiempo pasó, y Danilo Medina, con la habilidad
que le caracteriza y ayudado por las imprudencias y amenazas de Mejíaen contra de funcionarios de la presente
administración logró unificar a todo el PLD alrededor de su candidaturae inició su ascenso en las encuestas.

Los estrategas habían definido una campañapara un candidato mudo, pero genio y figura
hasta la sepultura, Hipólito Mejía es incontenible, y no sólo ha tenido
enfrentamientos duros consectores de la
sociedad debido a su incontinencia verbal, sino que ha seguido abriendo más las
heridas de los miguelistas, y hasta la esposa del presidente del PRD, Angelita
García, ha recibido su tanda de insultos en público y en privado.

Si todo sale como vaticinan las encuestas, y en este
país nunca ha habido sorpresa en un proceso electoral, Danilo Medina será
escogido presidente el próximo 20 de mayo, pero habrá que felicitar a los
militantes y dirigentes del PRD, que pese a Hipólito, mantuvieron enmás de un 40% al encargado de auto goles de
esa candidatura.



About the Author

La Redacción
Diario DigitalRD.Com, primer diario en línea creado en República Dominicana, fundado el 16 de enero del 2006. Su director es el periodista José Tejada Gómez. Para contactos. Cel. 809-980-6500 y 809-6081130. [email protected]