Es un deber ciudadano apoyar el 9.1.1

Euri Cabral, periodista y comunicador.




En el día de hoy se pone en marcha uno de los más eficaces proyectos del gobierno para enfrentar los niveles de inseguridad y delincuencia que se viven en la sociedad dominicana: El Sistema Nacional de Emergencias y Seguridad, mejor conocido como el 9-1-1.

El 9-1-1 es un eficaz y muy bien preparado sistema de emergencias donde los ciudadanos y ciudadanas podrán tener en una sola llamada, el auxilio inmediato de un grupo de hombres y mujeres especializados y entrenados para atenderles y darles el respaldo inmediato en cuanto a policía, bomberos, amet, ambulancias y otros tipos de apoyo. Es una experiencia de apoyo y auxilio estatal que no tiene precedentes en la sociedad dominicana. El Ministro Gustavo Montalvo, quien ha estado al frente de la implementación del 9-1-1, dijo que el mismo tiene una dimensión mayor que lo que se ve a simple vista pues su puesta en vigencia quiere producir “una gran transformación en la cultura de los servicios públicos, queremos que la población recupere la confianza en unos servicios eficientes, modernos, confiables y para todos”.

Y así será pues de lo que se trata es de la puesta en acción para beneficio de la población de un grupo de técnicas modernas de emergencia, una gran cantidad de equipos y un personal muy bien entrenado para que de servicio de emergencia y seguridad a la población del gran Santo Domingo y sus alrededores en un primer momento, y luego a toda la población dominicana. El 9-1-1 implica en su primera etapa la instalación de miles de cámaras de video vigilancia en las principales vías de las ciudades, la utilización de unos 4,100 equipos de radios digitales y más de 1,000 nuevos vehículos, entre moto- ambulancias, camionetas, camiones de bomberos y ambulancias, los cuales atenderán de manera rápida y eficaz las emergencias a partir del día de hoy.

Con la implementación del 9-1-1 en el aspecto de tratamiento de las emregencias y de enfretamiento de los niveles de inseguridad pública, nos estamos colocando a la altura de las principales ciudades del mundo. La meta es que en solo minutos el estado dominicano pueda dar respuesta a sus ciudadanos ante cuaquier situacion grave de accidentes, incendios, asaltos, violación o cualquier situación de emergencia.

En ese orden, es muy importante que todos los ciudadanos y ciudadanas tomemos conciencia de lo que significa usar de manera responsable el 9-1-1, ya que el uso indebido del mismo puede costarle la vida a otras personas. No debemos hacer llamadas para relajar el servicio ni para burlarnos de quienes están 24 horas del día trabajando por el bien de la población. Quienes hagan llamadas molestosas o necias al 9-1-1 serán sometidos a la justicia y se les aplicarán graves sanciones económicas.

Es un deber de todos nosotros como ciudadanos darle un gran apoyo al 9-1-1. Concientes de que con este tipo de acciones y de proyectos, el gobierno dominicano que encabeza el presidente Danilo Medina continúa demostrando cómo se trabaja de manera positiva en beneficio de las grandes mayorías.



About the Author

Euri Cabral
Es un comunicador dominicano con una amplia trayectoria en diversos medios. Ha sido colaborador de los periódicos Listin Diario, El Caribe, Hoy, El Nacional, La Noticia y El Nuevo Diario. En la actualidad es comentarista del programa radial "EL Sol de la Mañana", el más importante programa de opinión del país que se transmite diariamente por la emisora Zol 106.5 FM. Es propietario de la empresa Producciones Ella y El y del canal de televisión Señales TV, un canal para sembrar valores. Ha publicado los libros "Duarte, un hombre de fe y de acción"(2013), "Merengue y Bachata: Orígenes, etapas y líderes" (2009), "Juan Luis Guerra y 4-40: Merengue y Bachata a ritmo de poesía y compromiso"(2008), "Amor de mariposas y otros relatos" (2002), "Fernando Villalona en su justa dimensión" y "Enseñanzas de Jiménes-Grullón"(1982). Desde el año 1987 está felizmente casado con Zinayda Rodríguez con quien ha procreado dos hijas: Amelia y Cheizi Cabral Rodríguez. Es un abuelo orgulloso de dos nietos: Ianna Amelie y Juan Fernando Cuello Cabral. En julio del 2004 asumió a Jesús como su Señor y Salvador y en estos diez años su vida ha sido transformada grandemente. En la actualidad forma parte del equipo de liderazgo de la Iglesia Cristiana Palabras de Vida (ICPV), que dirigen los pastores Raffy Paz y María Isabel Palacio.