El reglamento y la decisión de los Castillo

Euri Cabral, periodista y comunicador.




Con la promulgación del decreto 250-14 que da vigencia al reglamento de la Ley 169-14, el presidente Danilo Medina se creció nuevamente ante la historia. Con su visión clara, su espíritu concertador y su sentido humanista, el presidente Medina y los asesores jurídicos que utilizó para esta materia, lograron articular un reglamento que viabiliza los procedimientos para la aplicación de la ley que vino a resolver el problema creado por la sentencia 168-13 del Tribunal Constitucional y que ha permitido que el país salga de acoso internacional del que era objeto debido a esa sentencia excluyente e inhumana.

El reglamento de la ley 169-14 fue hecho con gran sentido de profesionalidad y con apego a esa ley. No viola ni la sentencia 168-13 ni la constitución de la República. Por el contrario se convierte en un instrumento idóneo para seguir resolviendo de la mejor manera y con sentido humanitario el problema de la migración ilegal haitiana en la República Dominicana. Los que creyeron que la batalla que perdieron con la aprobación de la Ley 169-14 la iban a ganar con sus alharacas y propuestas irracionales ante el reglamento, vieron sus planes frustrados. El reglamento es un nuevo triunfo del presidente Medina, de su visión clara de la relación con Haití y de su deseo de que ambos países puedan caminar unidos para resolver los problemas que les agobian, respetándose mutuamente y defiendo sus respectivas soberanías, teniendo siempre el diálogo y la concertación como normas.

Cuando el diputado Vinicio Castillo Semán expresó que si el presidente Medina promulgaba el reglamento así como estaba, la familia Castillo y la Fuerza Nacional Progresista abandonarían el gobierno, le expresé de manera personal que esa no era una posición correcta y que al presidente no se le podía imponer una camisa de fuerza. Y mucho menos a un presidente como Danilo Medina que es un gran amigo, un gran aliado, un hombre concertador y que sabe escuchar los argumentos y tomar decisiones cuando se le convence.

De manera personal hice un gran esfuerzo para que mis amigos los Castillo no fueran a adoptar una decisión motivada más por lo sentimientos que por la razón. Le expresé a Vinicito y lo dije publicamente en mis comentarios del programa El Sol de la Mañana, que una alianza estratégica entre dos fuerzas políticas que tiene 20 años no puede ni debe romperse por un capricho personal de ellos ante un funcionario de palacio que ellos asumen es el responsable de una supuesta e infundada campaña de fusión de Haití y República Dominicana. Les dije que el camino correcto era el de concertar, hablar con el presidente conscientes de que de que Danilo nunca va a propiciar la violación de la constitución ni nada que afecte la soberanía nacional.

Gracias a Dios la razón se impuso en los Castillo y la Fuerza Nacional Progresista. Los irracionales y radicales que ven el peligro haitiano hasta en la sopa y que querían que los Castillo se fueran del gobierno, se quedaron con la cara larga y con las esperanzas truncadas. El diálogo se inició, las renuncias fueron retiradas y la relación de hermandad política y de alianza estratégica se impusieron sobre las pequeñas diferencias ante el reglamento. Y eso es que debe mantenerse para bien del PLD, de los Castillo y de la nación dominicana.



About the Author

Euri Cabral
Es un comunicador dominicano con una amplia trayectoria en diversos medios. Ha sido colaborador de los periódicos Listin Diario, El Caribe, Hoy, El Nacional, La Noticia y El Nuevo Diario. En la actualidad es comentarista del programa radial "EL Sol de la Mañana", el más importante programa de opinión del país que se transmite diariamente por la emisora Zol 106.5 FM. Es propietario de la empresa Producciones Ella y El y del canal de televisión Señales TV, un canal para sembrar valores. Ha publicado los libros "Duarte, un hombre de fe y de acción"(2013), "Merengue y Bachata: Orígenes, etapas y líderes" (2009), "Juan Luis Guerra y 4-40: Merengue y Bachata a ritmo de poesía y compromiso"(2008), "Amor de mariposas y otros relatos" (2002), "Fernando Villalona en su justa dimensión" y "Enseñanzas de Jiménes-Grullón"(1982). Desde el año 1987 está felizmente casado con Zinayda Rodríguez con quien ha procreado dos hijas: Amelia y Cheizi Cabral Rodríguez. Es un abuelo orgulloso de dos nietos: Ianna Amelie y Juan Fernando Cuello Cabral. En julio del 2004 asumió a Jesús como su Señor y Salvador y en estos diez años su vida ha sido transformada grandemente. En la actualidad forma parte del equipo de liderazgo de la Iglesia Cristiana Palabras de Vida (ICPV), que dirigen los pastores Raffy Paz y María Isabel Palacio.