Eligio Jáquez y su periplo del oidor para el consenso

Willians De Jesús Salvador.




El ing. Eligio Jáquez, quien después de una dilatada vida política dentro de Partido Revolucionario Dominicano(PRD), tiene que salir por los caminos de la patria ha oír los militantes,dirigentes y líderes populares, en un intento de auscultar el corazón de las fuerzas sociales que se están aglutinando, y las que se encuentran dispersas tras la implosión intestina del PRD, cuyo fraccionamiento a creado un nuevo escenario y reordenamiento de las fuerzas políticas nacionales.

Eligio Jáquez en su periplo de «oidor», visitó a San Francisco de Macorís. Me recordó el celebre «oidor», como se le llamaba al juez o magistrado que en las audiencias del reino oía y sentenciaba las causas y los pleitos. Eran miembros de las Reales Audiencias. En las colonias españolas en América, hubo oidores que eran «jueces de censos», Eligio asume el papel de «juez del consenso», ante la urgente necesidad de armar un aparato opositor que ponga fin a la «Era Morada del PLD».

Eligio hizo una larga y detallada exposición sobre sus esfuerzos para intentar desatar el «nudo gordeano» pero las fuerzas huracanadas de los intereses particulares y grupales, se entronizaron de manera absurda y bastarda, sin importarles que la institución era un patrimonio del pueblo dominicano, y destruyeron el partido que libró tantas jornadas históricas en la construcción de la democracia en la República Dominicana.

Hoy el PRD de ser un partido del pueblo, pasa a ser un partido autocrático, reducido a su mínima expresión como partido de masas, bajo la férula de un gran «comerciante» ungido por el gobierno del PLD, por la deshonrosa misión de destruir lo que fue el hogar político de grandes e ilustres dominicanos.

En un tono reflexivo y muy mesurado, Eligio, manifestó que todos debemos hacer «meas culpas» de nuestros errores políticos; dejar detrás nuestros vicios y debilidades políticas para emprender con entereza y amor patriótico la urgente tarea de construir un partido que encabece una convergencia nacional de partidos, sindicatos, sectores sociales y personalidades comprometidas con el cambio en el año 2016.

Dentro del contexto de sus reflexiones ponderó las liviandades del gobierno actual, la crisis del sistema sanitario de República Dominicano e ilustró la tasa de mortalidad infantil, la comparó con la muerte de los pollos, dijo, en nuestro país se producen 180 millones anuales y de esos se mueren el 7 %, exactamente igual que las estadísticas de la mortalidad infantil, y formuló la pregunta: ¿Debe seguir hasta el dos mil cuarenta el PLD, con su estilo corrupto y donde los niños mueren como si fuesen pollitos?.

Hubo intervenciones muy interesantes en consonancias con la impostergable necesidad de sacar del poder al PLD, en mi turno hice alusión de lo que «Hegel dice que todos los grandes hechos y personajes de la historia universal aparecen, como si dijéramos, dos veces. Pero se olvidó de agregar: una vez como tragedia y otra vez, como farsa.” Carlos Marx (En su libro El 18 de Brumariode LuisBonaparte).

Esto para ilustrar que se puede repetir en las elecciones del año 2016 la misma historia del año 1986 hacen 30 años, el PRD lo tenía todo, era un partido con el apoyo de todo el pueblo, y las pugnas internas entre Jacobo Majluta y el Presidente de turno Salvador Jorge Blanco, hizo que el PRD perdiera las elecciones, así mismo la división que se advierte en el PLD, entre el presidente Medina y Leonel Fernández, que puede ser irreconocible por los golpes que desde las instancias del poder le están infligiendo al séquito de Leonel, como es la acción judicial del ministerio público contra el Senador Félix Bautista. Estas tazones me inducen a pensar que el cambio va en el 2016.
El PRM, es un partido que nace con la experiencia acumulada por años de sus fundadores, por lo que debe distinguirse de los partidos del sistema, porque tal y como dice Maurice Duverger, en su libro clásico Los Partidos Políticos: «- a partidos prehistóricos que siguen siendo todavía clanes personales, clientelas reunidas alrededor de un hombre. No sirve ya para las comunidades grandes y durables».

Un partido moderno sus miembros se integran en un marco institucional, en la que primero está el partido como institución y luego sus hombres aunque sean líderes pequeños o grandes, esto no quiere decir, que la solidaridad y la elección de sus candidatos no sea prioritaria. En los partidos de larga datas, como el Partido Socialista Francés o el Laborista Británico 1900, estrenan un líder de manera cíclica sin que esto constituya una tragedia o desgracia para las corrientes internas que pugnaban por otros, a los cuales frecuentemente le llegue su tiempo, pero un partido moderno la victoria no es solo de un grupo, sino de todo el partido.

Eligio Jaquez, finalmente manifestó que cuando concluya la ronda de consultas, entonces acompañado por dirigentes, militantes y amigos, se juramentará en el Partido Revolucionario Moderno-PRM.