Carta a Francisco Domínguez Brito

Juan Taveras Hernández, periodista.




Querido amigo: Te confieso que tenía mis dudas sobre tu disposición de hacer “lo que nunca se hizo” en la lucha en contra de la corrupción en virtud de la decisión del presidente Danilo Medina de aplicar “borrón y cuenta nueva” anunciada en su discurso de toma de posesión cuando llamó al pueblo a no “mirar hacia atrás” ni lanzarle ladrillos al pasado.

Pensé –mis razones tenía- que la política impediría una acción jurídica en contra de los desfalcadores y prevaricadores de la cosa pública porque el Ministerio Público estaba controlado, al igual que la judicatura, por los que asaltaron al Estado durante los últimos años. Fiscales y jueces siguen controlados por las autoridades del pasado gobierno.

No se trataba de una cuestión personal, más bien de realidades políticas que muchas veces impiden actuar libremente y hacer lo deseado.

Los que formaron una mafia en el Palacio Nacional con tentáculos en todas las estructuras de la sociedad se blindaron de tal modo antes de abandonar el poder que parecía –aún lo parecen- imbatibles. El blindaje no solo abarcó fiscales y jueces, también generales, abogados, empresarios, congresistas, periodistas y medios de comunicación.

Nunca dudé, lo puedes asegurar, de tu honestidad ni de tu integridad. En algún momento me quejé, incluso públicamente, de falta de carácter y determinación para asumir los riesgos que implica, con una correlación de fuerzas desfavorable, actuar en justicia.

Los hechos, testarudos como siempre, hablan más que las palabras. Y hoy, con mucha valentía, estás enfrentando al monstruo de la corrupción como quien toma el toro por los cuernos, demostrando que no se trataba de falta de coraje o integridad.

Debes saber que te enfrentas a un monstruo muy poderoso, pues la sociedad dominicana está corrompida hasta los huesos. Me temo que en esta batalla no encontrarás mucho respaldo en “tu” partido, en “tu” Congreso, ni en “tu” Judicatura. Ni siquiera en la mayoría de los partidos de oposición y sus líderes. El silencio será, nuevamente, un cómplice de los corruptos. Pero no importa, haz lo que tengas que hacer que la historia de recompensará.

Dicen que el sometimiento de Félix Bautista es el resultado de la lucha interna en el gobierno y en el PLD. No pocos afirman que el propósito es sacar del escenario al ex presidente Leonel Fernández. No me importa. En el gobierno y en el PLD, al igual que en la sociedad, hay que producir una profilaxis profunda para que salga el pus que daña el tejido social. Y para ello cualquier coyuntura es válida.

Las reservas éticas y morales que aún quedan en nuestro país deberían colocarse a tu lado y convertir el sometimiento a la justicia del senador de San Juan de la Maguana en el inicio de una cruzada con contra del robo de los bienes del pueblo caiga quien caiga.

Confío en que la parte sana del PLD, si queda algo, te respalde, al igual que el sector aun no corrompido del gobierno actual. Ojalá que no te dejen solo. Ojalá que los dirigentes de los partidos no comprometidos con la prevaricación y el desfalco se solidaricen contigo militantemente, al igual que las organizaciones de la sociedad civil, sindicatos, empresarios, etc.

El presidente de la comisión senatorial que supuestamente estaba investigando la inmensa fortuna de Félix Bautista, pero que en más de un año no rindió ningún informe, está pidiendo tu cabeza. En el PLD también. En el Palacio Nacional no todos están felices.

Temo por tu vida. El intento de “robo” o “asalto” hace unos días en la casa de tu madre, en Santiago, no creo fuera casualidad. ¡Cuídate amigo! Y si sabes contar, cuenta conmigo.



About the Author

Juan Taveras Hernández
JUAN T H Periodista de vieja daba, arrepentido de la profesión por lo tanto que se ha degradado; abogado sin ejercer por verguenza propia, más loco que poeta y viceversa, que no es lo mismo, pero es casi igual. No está orgulloso de haber nacido donde nació. Pero ni modo...