FOGARATE: No es igual ni es lo mismo




Un presidente de república es simplemente un empleado del Estado a quien se contrata por un tiempo determinado para administrar la cosa pública. El contratado puede, con sus actos, ganar o perder legitimidad (del balance final depende que se le contrate nuevamente). Pero una cosa es un presidente de república y otra un estadista: aquel que protagoniza saltos de calidad en la historia; que toma decisiones perdurables y trasciende el interés personal en aras del interés general… ¡Cuánto desea este pueblo que Danilo “se vuelva loco” y estremezca al país. (Por ejemplo, diciéndole al Procurador: “Francisco, no te preocupes. Dale con todo el pie y tranca a los corruptos”).



About the Author

Ramón Colombo
Soy periodista con licenciatura, maestría y doctorado en unos 17 periódicos de México y Santo Domingo, buen sonero e hijo adoptivo de Toña la Negra. He sido delivery de panadería y farmacia, panadero, vendedor de friquitaquis en el Quisqueya, peón de Obras Públicas, torturador especializado en recitar a Buesa, fabricante clandestino de crema envejeciente y vendedor de libros que nadie compró. Amo a las mujeres de Goya y Cezanne. Cuento granitos de arena sin acelerarme con los espejismos y guardo las vías de un ferrocarril imaginario que siempre está por partir. Soy un soñador incurable.