FOGARATE: Las culpas de Najayo




Quien piense que esos muertos, atrapados y perseguidos son los únicos culpables del ataque a Najayo, con su terrible secuela de sangre y luto, está más perdido que el hijo de Limberg. No. Los mayores culpables son otros: Cada cárcel del viejo “modelo” es una industria multimillonaria que beneficia a policías, jueces y burócratas venales de la Dirección de Prisiones con el tráfico de todo lo traficable (incluyendo armas y mucha droga). Voy más lejos: ¡Grandes culpables son quienes, en las alturas del aparato del Estado, no toman la decisión definitiva de acabar con el pasado e implantar en todo el país el Nuevo Modelo Carcelario!



About the Author

Ramón Colombo
Soy periodista con licenciatura, maestría y doctorado en unos 17 periódicos de México y Santo Domingo, buen sonero e hijo adoptivo de Toña la Negra. He sido delivery de panadería y farmacia, panadero, vendedor de friquitaquis en el Quisqueya, peón de Obras Públicas, torturador especializado en recitar a Buesa, fabricante clandestino de crema envejeciente y vendedor de libros que nadie compró. Amo a las mujeres de Goya y Cezanne. Cuento granitos de arena sin acelerarme con los espejismos y guardo las vías de un ferrocarril imaginario que siempre está por partir. Soy un soñador incurable.