FOGARATE: No bastan los vientos




Por más que sientas los vientos del halago, no puedes navegar como quisieras. Por más que sople sobre ti la brisa lisonjera, tus velas tienen tremendas troneras. Por más que te autoengañes como navegante, tus anclas están atascadas en el lodo. Por más que algunos soplen con su perfumado aliento, estás enredado entre las lianas. Es que en realidad no estás en el mar, sino en un maloliente pantano en el que te hundes lentamente y sólo podría rescatarte el poderoso brazo de un pueblo del que has perdido aprecio y respeto. Eres un caso patético de ansiosa sobrevivencia. Y antes que pena, das asco.



About the Author

Ramón Colombo
Soy periodista con licenciatura, maestría y doctorado en unos 17 periódicos de México y Santo Domingo, buen sonero e hijo adoptivo de Toña la Negra. He sido delivery de panadería y farmacia, panadero, vendedor de friquitaquis en el Quisqueya, peón de Obras Públicas, torturador especializado en recitar a Buesa, fabricante clandestino de crema envejeciente y vendedor de libros que nadie compró. Amo a las mujeres de Goya y Cezanne. Cuento granitos de arena sin acelerarme con los espejismos y guardo las vías de un ferrocarril imaginario que siempre está por partir. Soy un soñador incurable.