EEUU y Euro-Asia: «la Guerra económica del Siglo XXI»

Willians De Jesús Salvador.




El siglo XXI ha sido testigo de cambios en el eje del poder global, con la diferencia de que la batalla no es ideológica, sino, estrictamente comercial, por lo que desaparecen del debate las incriminaciones humanísticas, eufemísticas y religiosas.

Estados Unidos de Norteamérica, ha sido la potencia que ha liderado el mundo en los últimos tres cuartos de siglo, la hegemonía imperial siempre ha sido impuesta en el campo de batalla, por ende, ha liderado el mundo financiero, el dólar como moneda de referencia universal, siempre en supremacía en los organismos crediticios y reguladores de la economía global.

La última cumbre de la APEC, el Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico, que tuvo como escenario a Pekín, China hizo demostración de poderío y dejó bien establecida su posición dentro del liderazgo mundial. El presidente, Xi Jinping lució engrandecido en su papel de anfitrión y líder de connotación mundial.

En materia de valoraciones del desempeño y posicionamiento en la llamada «Era Global», habla los números echemos un vistazo al último informe del Fondo Monetario Internacional (FMI), encontramos cambios significativos en la economía mundial, Estado Unidos es superada por China en PIB y aunque en una posición más equidistantes están la India, Rusia y Brasil con fortalezas que la posicionándose dentro de las economías mas importantes del planeta.

El portal RT noticias en su edición del 28 de oct. 2014, se hace eco del análisis de Rakesh Krishnan Simha, del periódico ‘Russia & India Report’. Cito: «Además, el autor explica que, en el cálculo nominal en dólares estadounidenses, la economía china seguirá siendo menor que la economía de EE.UU. expresada también en dólares. Sin embargo, al calcular el producto interior bruto en paridades de poder adquisitivo (PIB en PPA), el PIB de China asciende a 17,6 billones de dólares, mientras que el PIB en PPA de EE.UU. es ligeramente inferior: 17,4 billones de dólares. Con ello, el analista subraya que el cálculo del PIB en PPA nos da «una imagen más realista de la actividad económica» y permite comparar de manera más precisa el tamaño de las economías.»

Los indicadores económicos definitivamente han cambiado y por ende la correlación de fuerzas entre Occidente y el eje Eurasiático, hay de hecho un Nuevo Orden Mundial, por estas razones somos de opinión de la necesidad de un cambio en la diplomacia estadounidense, no hay necesidad de cargar con la responsabilidad de países que significan una carga bucólica, además no es necesario seguir dividiendo la geografía universal entre amigos y enemigos, cuando ya las realidades son otras.

Por ejemplo las sanciones y el distanciamiento de Occidente con Rusia, sabemos que no causan estragos importantes a los EEUU, aunque afecta sensiblemente a sectores empresariales e industriales, pero si afecta a sus socios de la Unión Europea, algunos de ellos con una agenda comercial de balance positivo de intercambio comercial. Mientras la economía rusa sigue creciendo, según el informe del FMI su PBI superó a Brasil y está a poca distancia de alcanzar a la locomotora de Europa la República Federal de Alemania.

Hay un hecho insoslayable la cabeza del eje Eurasiático es China que en materia de política internacional ha incrementado su poder en el último decenio. Pensadores norteamericanos como han planteado una alianza estratégica entre EEUU y China, “Chimérica”, Henry Kissinger habla de crear una “Comunidad del Pacífico”, al mejor estilo OTAN, para involucrar los intereses regionales de China con los de Estados Unidos.
Hay que enfatizar los esfuerzos diplomáticos y manifestaciones en el orden económico, financiero y comercial de China hacia la región de América Latina. Mientras nuestro socio natural parece distraerse en Medio Oriente.
Finalmente debemos advertir que China de cultura milenaria, con la paciencia para medir el tiempo en siglos después de la muerte de Mao Tse Tung conserva solo la rigurosidad del control homogéneo y sin fisuras del Partido Comunista y sus estructuras de mando, pero del Comunismo como filosofía de Estado, ya no quedan más que las cárceles y ejecuciones «La Ahorca»para los que delinquen o traicionan al partido o funcionarios corruptos.
En materia diplomática no actúa como una potencia agresora, sus actuaciones van dirigidas a cubrir sus necesidades básicas de materias primas, pero los expertos estiman que las persecuciones y enfrentamientos de EEUU, contra sus socios estratégicos como Rusia e Irán desde la sombra, tarde o temprano traerán unos que otros encontronazos de intereses con la China Imperial, como tutora del eje Eurasiático.

El autor Médico y Diplomático desempeño el cargo de embajador en Alemania y varios países de Europa del Este. Analista de Politica Internacional.