FOGARATE: Alegría en San Pedro




Nadie se sorprenda si me ven recorrer como un loco Miramar, Placer Bonito, La Piedra, Loma del Cochero, Villa Magallanes, Barrio Azul, Villa Progreso, Barrio México y La Arena. Nadie se sorprenda si San Pedro de Macorís se llena de elefantes con melena y leones con trompa y, más aún, elefantes rayados o tigres con orejotas. Nadie se extrañe de eso, pues ha sucedido al concluir las prácticas de exhibición y fogueo del béisbol de este año (y mientras llega la pelota de verdad en 2015), estamos felices de que Juan Bolívar Díaz, los Feris, Cesar Mella y los Armenteros empiezan a sonreír después de tres siglos de tristeza.



About the Author

Ramón Colombo
Soy periodista con licenciatura, maestría y doctorado en unos 17 periódicos de México y Santo Domingo, buen sonero e hijo adoptivo de Toña la Negra. He sido delivery de panadería y farmacia, panadero, vendedor de friquitaquis en el Quisqueya, peón de Obras Públicas, torturador especializado en recitar a Buesa, fabricante clandestino de crema envejeciente y vendedor de libros que nadie compró. Amo a las mujeres de Goya y Cezanne. Cuento granitos de arena sin acelerarme con los espejismos y guardo las vías de un ferrocarril imaginario que siempre está por partir. Soy un soñador incurable.