FOGARATE: Un divino gozón




…Y dicen que Dios concluyó aquella intensa jornada semanal (cuando trabajó sin tomarse un «brake» ni siquiera para ir al baño); y que fue a la casa celestial a comerse un chivito con yuca; y que hizo una siestecita de media hora (irrenunciable tradición de dioses y de humanos verdaderos); y que, tras reflexionar sobre la infinitud de la belleza, abrió la mejor botella de su cava; y que hasta la “amaneca” se regodeó en la magia de Caetano, Manzanero, Sabina, Barbieri, Piazzola, Luis Miguel, Milanés, Jobim, Rosana, Simone, Silvio, Ray Charles… .(Perdón… abro los ojos y suspiro: es que en estas vacaciones he vivido una experiencia estética para dioses).



About the Author

Ramón Colombo
Soy periodista con licenciatura, maestría y doctorado en unos 17 periódicos de México y Santo Domingo, buen sonero e hijo adoptivo de Toña la Negra. He sido delivery de panadería y farmacia, panadero, vendedor de friquitaquis en el Quisqueya, peón de Obras Públicas, torturador especializado en recitar a Buesa, fabricante clandestino de crema envejeciente y vendedor de libros que nadie compró. Amo a las mujeres de Goya y Cezanne. Cuento granitos de arena sin acelerarme con los espejismos y guardo las vías de un ferrocarril imaginario que siempre está por partir. Soy un soñador incurable.