Montellano: Contrasta bienestar de haitianos con precaridad de dominicanos




MONTELLANO (Puerto Plata).- Las relativas comodidades en que viven en el villorrio Villa Ascensión decenas de familias haitianas, gracias a las contribuciones económicas de instituciones radicadas en Canadá, contrastan notablemente con las facilidades que disponen dominicanos residentes en olvidados sectores ubicados en los alrededores.

Y es que, aunque para llegar a ese sitio, a través de un camino vecinal difícil para ser transitado en vehículos, hay que pasar primero por los lugares conocidos como Barrio Face, Pancho Mateo y Caraballo, los moradores de allí no cuentan con los servicios públicos fundamentales, como los extranjeros, la mayoría de ellos ilegales.

construcciones 2

Algunas de las viviendas construidas por una entidad canadiense en Villa Ascensión, en donde residen centenares de haitianos. Foto Nelson Rojas.

En Villa Ascensión cuentan con adecuados sistema de electricidad y de agua potable, además de centros escolares para niños y adultos, un parque para el entretenimiento de sus habitantes y un multiuso, además de facilidades para la comunicación por intermedio de la Internet.

La luz eléctrica, el agua apta para consumo humano y los centros educativos de las comunidades vecinas a Villa Ascensión son extremadamente limitados y en malas condiciones, debido a los tantos años que tienen en funcionamiento, situación que contrasta notablemente con la realidad que se vive en la zona que hace pocos años fue habilitada para los haitianos.

escuela 2

En esta escuela son educados los niños haitianos residentes en Villa Ascensión, donde reciben clases en español y francés. Foto Nelson Rojas.

Villa Ascensión es el sexto proyecto realizado por la fundación El Samaritano, cuyo presidente es el concejal reformista en Sosúa, Arismendi Medina, gracias fundamentalmente a recursos económicos proporcionados por Organizaciones No Gubernamentales radicadas en Canadá.

A pesar de que un grupo de los residentes se acercaron a los periodistas de este diario cuando la tarde de ayer visitaron el lugar, ninguno quiso ofrecer detalles de cómo viven, limitándose a decir que solo una canadiense, que identificaron Megan, puede dar informaciones sobre el proyecto, pero que ella en estos momentos está en su país.

área de entretenimiento

En este lugar los niños de Villa Ascensión se recrean, como parte de las facilidades en la comunidad. Foto Nelson Rojas.

La población haitiana residente en esta pequeña y poca urbanizada población subsiste fundamentalmente gracias a las labores agrícolas. Sus niños, cuando no están en los centros educativos “Vida para Niños” y el preescolar “The Milwoods Dream”, que funcionan aquí, se pasan las horas en el parque de entretenimiento o jugando con los jóvenes.

Villa Ascensión está localizada a unos 4 kilómetros de la carretera que comunica a Puerto Plata con Sosúa. La mayor parte de esa longitud nunca ha sido acondicionada por las autoridades.

Periodistas intentaron la tarde de ayer y la mañana de hoy de conocer la reacción de la construcción de esos barrios para haitianos ilegales del gobernador de la provincia Puerto Plata, Iván Rivera Bastardo, pero no fue posible contactarlo.

Antonio de León, un agricultor que lleva 41 años residiendo en Barrio Face, aunque no desaprobó que los haitianos de Villa Ascensión disfruten de más comodidades que sus vecinos, criticó el hecho de que las autoridades del resto de las comunidades de Montellano no se preocupen para que ellos vivan de forma más digna.

En términos similares se manifestó Magdalena del Rosario, un ama de casa que ha vivido la mayor parte de su vida en Pancho Mateo, quien se quejó de la extrema pobreza en que viven, con la casi total ausencia de la ayuda gubernamental.

Ayer, el ministro de Interior y Policía, José Ramón Fadul, consideró insólito y violatorio a leyes migratorias que una organización no gubernamental financiada con recursos extranjeros realice asentamientos de haitianos indocumentados en el territorio dominicano.

Por eso, Fadul dijo que nombró una comisión, encabezada por el viceministro Luis Hernández, para hacer un levantamiento y analizar la situación, la que comenzará su labor de investigación en los próximos días.

Mientras que Roberto Rodríguez Marchena, portavoz del gobierno, dijo esperar que las construcciones de Villa Esperanza y Villa Ascensión, con fondos de la entidad canadiense, no violen las leyes dominicanas

Aunque el alto funcionario gubernamental mostró su inconformidad con esas construcciones, dejó claro que se debe ser cuidadoso al abordar ese y otros temas migratorios. “Lo primero es revisar es si esa organización no gubernamental, que según refiere uno de los diarios, ha violado las leyes dominicanas”, indicó.

Sostuvo que se suma a las declaraciones del ministro de Interior y Policía, José Ramón Fadul, quien consideró insólito y violatorio a leyes migratorias lo de esa organización.



About the Author

Ricardo Rodríguez Rosa
Ricardo Rodríguez Rosa, experimentado periodista de Santiago de los Caballeros, donde labora para varios medios de comunicación en esa ciudad.