La Sátira universal y el trágico humor del terrorismo




El Semanario Satírico Charlie Hebdo, ha sido víctima del atentado terrorista más grande de Francia de los últimos 40 años, un saldo de una docena de muertos a tiros, entre ellos el director, Stéphane Carbonnier, y otros miembros de la redacción, el mundo civilizado se ha estremecido con esta barbarie.

Las noticias que han fluido sobre las razones que tuvieron los que perpetraron este abominable acto, se refieren que el semanario satirizó a Mahoma el Profeta, y esta afrenta es castigada por el Islam con el exterminio de todos los miembros del semanario, aunque en la operación los que la ejecutan paguen con su muerte.

Este salvaje atentado a la libertad de expresión en pleno siglo XXI, el cual a sucedido en París, Capital de Francia, cuna de los derechos del hombre y la libertad de expresión del mundo ha sido condenado por gobiernos, personalidades y sobre todo de los medios de comunicación a nivel global, y hasta la Torre Eiffel que es el símbolo de París, que suele ofrecer un espectáculo de luces y majestuosidad visual por la noche, quedó a oscuras durante cinco minutos para homenajear a las 12 personas que murieron en el ataque terrorista contra la revista satírica francesa, podemos asegurar que la «Sátira universal ha sido víctima del trágico humor del terrorismo».

Para ilustrar a los lectores, me permito hacer algunas disquisiciones del origen de este tipo de actitud de los adoradores de Allah y su Profeta Mahoma, siendo importante puntualizar que el Islam es la tercera gran corriente cultural religiosa de la Edad Media (Judaísmo, Cristianismo y el Islam). Desde sus inicios los enfrentamientos del Islam con Occidente han sido una constante que a través de los siglos no ha sido superada, muy a pesar de los esfuerzos de los últimos pontífices de la Iglesia Católica, digno de destacar Juan Pablo II y el papa Francisco.

EL Corán es su libro sagrado, equivalente a la Biblia para el mundo cristiano, esta última es conocida y leída de manera universal, el Corán es casi desconocido en occidente, pero leído y conocido por una masa demográfica que supera los mil millones de personas.
El Corán tiene una extensión similar al Nuevo Testamento, y su contenido son el conjunto de revelaciones recibidas por Mahoma en un promedio de dos décadas. Está compuesto por 114 capítulos, denominados suras o azoras, que a su vez se dividen en versículos, también llamados ayas o aleyas.

La guerra es parte de las herramientas para garantizar la supervivencia de la fe y su expansión, desde siempre la cultura de paz está ausente y el Coran establece de manera expresa: «Combatid en el camino de Dios a los combaten contra vosotros…Matadlos donde los encontréis, arrojadlos de donde os arrojaron…Si os combaten, matadlos: esa es la recompensa de los que creen…Matdlos hasta que no haya persecución y en su lugar se levante la Religión de Dios» (2, 186-189).

«A los creyentes se os ordena la ley del talión para el homicidio; libre por libre, esclavo por esclavo, mujer por mujer. Si su hermano perdona, se dará a por concluida la disputa y tendrá lugar una importante indemnización.
Eso es una señal de misericordia y clemencia procedente de nuestro Señor; el que la quebrante a partir de ahora, sufrirá un doloroso castigo.
Vuestra vida depende de la ley del talión, ¡oh poseedores de inteligencia! «(2,173-175).
Estas suras establecen la cultura de venganza y muerte de los contrarios.

En los últimos tiempos el Islam a experimentado un crecimiento según el diario El País, un Análisis de LUZ GÓMEZ GARCÍA 8 ENE 2015 – titulado: «El islam no es el culpable»
La percepción social dibuja una realidad distópica en la que los musulmanes se convierten en una amenaza demográfica, establece citamos: » En la Unión Europea hay en la actualidad cerca de veinte millones de musulmanes, lo cual supone el 3,9% de la población. Sin embargo, la percepción social dibuja una realidad distópica en la que los musulmanes se convierten en una amenaza demográfica: el diario británico The Guardian publicaba el pasado noviembre los datos de una encuesta que situaba a Francia a la cabeza de este despropósito (según la percepción de los encuestados, en el país habría un 31% de población musulmana, cuando la cifra real es del 8%), seguida de Bélgica (29% frente a 6%), Reino Unido (21%/5%), Italia (20%/4%) y España (16%/2%). »

Esta realidad demográfica plantea una situación que la Unión Europea debe abocarse a estudiar, hay que insistir que el acto perpetrado en Paris debe ser castigado de acuerdo a las leyes de la Unión Europea y las leyes de Francia, pero de modo alguno estimulamos que la situación llegue a provocar una Yihab, en el mismo corazón de Europa, por lo que debe haber tolerancia entre las diferentes creencias religiosas, no hay nada que justifique el terrorismo, lo condenamos enérgicamente y nos solidarizamos con las víctimas, pero practiquemos el respeto y la tolerancia como un acto civilizado.