Pragmatismo para todo




“Pragmatismo” (empezó a oírse al final de los años setenta). “El pragmatismo determina…” (se inserta sistemáticamente en todo discurso de los político en los ochenta). “Debemos ser pragmáticos…” (con esto se excusa la renuncia a toda ideología). “Decisión pragmática…” (simplifica la renuncia a toda ética). “Soy un político pragmático” (nueva identidad del que niega toda vieja declaración de principios). Los filósofos clásicos no pudieron suponer jamás que en un país del Caribe existiría un grupo de políticos que utilizarían el pragmatismo para justificar ante un pueblo incrédulo e ignorante todo tipo de traición y vagabundería.



About the Author

Ramón Colombo
Soy periodista con licenciatura, maestría y doctorado en unos 17 periódicos de México y Santo Domingo, buen sonero e hijo adoptivo de Toña la Negra. He sido delivery de panadería y farmacia, panadero, vendedor de friquitaquis en el Quisqueya, peón de Obras Públicas, torturador especializado en recitar a Buesa, fabricante clandestino de crema envejeciente y vendedor de libros que nadie compró. Amo a las mujeres de Goya y Cezanne. Cuento granitos de arena sin acelerarme con los espejismos y guardo las vías de un ferrocarril imaginario que siempre está por partir. Soy un soñador incurable.