¿Qué legado dejará el Foro de la Diplomacia Dominicana?

Manuel Díaz




Cuando existe la voluntad política desde la conducción del Estado, efectivamente se pueden alcanzar las transformaciones que demanda la sociedad en la aplicación de medidas que permitan reducir los niveles de desigualdad social. Por eso, debemos aplaudir la disposición del Gobierno de adecentar y actualizar el servicio exterior dominicano.

La obsolescencia, incoordinación y el parasitismo burocrático venían corroyendo los cimientos institucionales del Ministerio de Relaciones Exteriores, hasta que el presidente de la República, licenciado Danilo Medina, asumió la valiente e histórica disposición de transformar la operatividad de esa dependencia oficial.

El paso primario fue la designación del señor Andrés Navarro García como ministro de Relaciones Exteriores para superar el cuadro de deficiencia administrativa y gerencial así como el desorden institucional en que se hallaba sumida esa entidad gubernamental.

Ahora, acaba de finalizar el Primer Foro de la Diplomacia Dominicana, efectuado los días 14, 15 y 16 de enero que se convirtió en un magnifico escenario para el debate y reflexión sobre la realidad del servicio exterior dominicano, y específicamente para la comprensión de la complejidad y trascendencia de la Diplomacia del siglo 21, sus alcances y realidades.

Tuve la valiosa oportunidad de asistir al evento y escuchar la diversidad de exposiciones y comentarios expuestos en las instalaciones del MIREX, en Santo Domingo.

Hay una clara y firme decisión del Gobierno de cambiar la desagradable imagen que proyecta nuestro aparato diplomático en el ámbito interno y externo, lo cual de ser alcanzado aportaría notables beneficios a la República Dominicana.

En el discurso inaugural del cónclave el presidente Danilo Medina expresó con claridad meridiana que su gobierno convertirá las relaciones exteriores en un instrumento efectivo para el desarrollo social, económico y cultural del país.

Y abogó por una diplomacia moderna, eficiente y proactiva, con capacidad para actuar como agentes de negocios a favor de la República Dominicana.

“Vamos a asegurarnos de que en todos los foros en los que participemos, la República Dominicana cuente con una voz clara y plenamente de gobierno”, sentenció el mandatario.

Nueva Visión Diplomática

Los expositores de este Foro de la Diplomacia Dominicana 2015, que reunió a los embajadores y cónsules acreditados en el exterior así como a integrantes del personal diplomático de la Cancillería, enfocaron diversos aspectos sobre los desafíos en el reordenamiento mundial; la seguridad internacional, la competitividad de los mercados, introducción del plan estratégico del Ministerio de Relaciones Exteriores, la nueva política de relaciones exteriores y la política migratoria de la República Dominicana.

Asimismo la protección de los nacionales en el exterior; tráfico y trata de personas, servicios consulares y coordinación interinstitucional, defensa nacional e integridad territorial, estrategia nacional de desarrollo 2030, las metas presidenciales en política exterior, agenda comercial dominicana y política social, entre otros temas.

A Trabajar por el País

El canciller Navarro García exhortó a los representantes del país en el exterior a ser más activos y agresivos en la defensa de los intereses nacionales.

En ese sentido, observó que cada diplomático debe ser un promotor de las políticas sociales implementadas por las autoridades y los esfuerzos que se hacen respecto a los derechos humanos.

Citó también entre las metas gubernamentales la actualización y transformación del Instituto Nacional Diplomático, que opera en la sede del Ministerio de Relaciones Exteriores.

Está claro que desde el Poder Ejecutivo se apuesta a una renovación generalizada de los viejos esquemas predominantes en la política exterior, comenzando con fijar metas concretas en la labor de cada diplomático del servicio consular.

“Necesitamos que cada uno ponga sus energías en la búsqueda de oportunidades para el país”, expresó el ministro de la Presidencia, Gustavo Montalvo tras hablar en el foro.

Para garantizar el cumplimiento de las nuevas directrices trazadas a los embajadores y cónsules del país, el gobierno establecerá un sistema de monitoreo digital para medir el desempeño de cada funcionario en el exterior.

“Es hora de que el mundo sepa que la República Dominicana es más que playa, bachata y béisbol”, advirtió Montalvo.

Al margen de esas nuevas disposiciones para la estructura diplomática dominicana, las autoridades tienen que renovar el personal de las misiones que nos representan, algunos de los cuales lucen ya bastante abatido por el peso de los años y el prolongado periodo en sus funciones.

Se deben designar por consiguiente, a profesionales que conozcan la cultura, lengua y tradiciones de los países donde ejercerán sus labores. Obviamente, que sepan difundir debidamente ya sea a través de la palabra hablada o escrita la política exterior del gobierno, la defensa del país así como los valores, cultura y recursos naturales de que disponemos en esta hermosa zona del Caribe.

Artículo de Manuel Díaz Aponte

Domingo, 18 de enero del 2015



About the Author

Manuel Diaz Aponte
Periodista y profesor universitario. Es egresado de la Universidad Central del Este y de la Universidad Metodista de Sao Paulo, Brasil, donde hizo maestría en comunicación científica y tecnológica así como estudios en relaciones internacionales. Egresado del Instituto Internacional de Periodismo “José Martí”, en La Habana, Cuba. Finalizó estudios en diplomacia y relaciones internacionales en la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD). Fue reportero de El Nuevo Diario y de la televisora estatal hoy CERTV y desde el año 2000 labora en la Dirección General de Comunicación de la Presidencia de la República como periodista profesional habiendo ocupado diferentes funciones.