FOGARATE: «Patria» para robar y vender




Yo no sé a qué «patria» se refieren estos farsantes, si hace tiempo que aquel hermoso ideal procedente de los más sublimes sueños justicieros ha desaparecido, y lo que queda es apenas lo que sus verdaderos traidores han dejado: un nombre para papelería y pura retórica para aburridos discursos rituales sobre una «dominicanidad» que se queda en 13 letras, porque ellos la han robado, la han negado, le han exprimido privilegios sin limites, desde siempre han vendido su soberanía y han negado el sentido de justicia que alentó su existencia. Esos: los que hoy esgrimen el fantasma patrio como bandera para engañar incautos y defender sus espurias conquistas y apetencias.



About the Author

Ramón Colombo
Soy periodista con licenciatura, maestría y doctorado en unos 17 periódicos de México y Santo Domingo, buen sonero e hijo adoptivo de Toña la Negra. He sido delivery de panadería y farmacia, panadero, vendedor de friquitaquis en el Quisqueya, peón de Obras Públicas, torturador especializado en recitar a Buesa, fabricante clandestino de crema envejeciente y vendedor de libros que nadie compró. Amo a las mujeres de Goya y Cezanne. Cuento granitos de arena sin acelerarme con los espejismos y guardo las vías de un ferrocarril imaginario que siempre está por partir. Soy un soñador incurable.