Gallup con la percepción




Gallup-HOY y otros estudios sin vocación mediática que se han levantado entre enero y febrero reafirman con rigor metodológico lo que se percibe de manera empírica: PLD es cómodamente la principal fuerza electoral, sus aspirantes presidenciales superan en todos los escenarios a los  adversarios, Danilo Medina mantiene alta valoración, Leonel con mayor rechazo que aprobación…

PLD se ha consolidado como la principal maquinaria electoral de la República Dominicana, en ningún otro estudio alcanza los porcentajes que le da Asisa, pero con los que se maneja, entre el 45 y 55% conserva pronósticos halagüeños. Hasta ahora es consensuada la afirmación de que el próximo presidente de la nación será el abanderado de ese partido.

En las encuestas que no se han limitado a la sola medición de Danilo Medina y Leonel Fernández  versus los potenciales candidatos de las fuerzas opositoras, los aspirantes peledeístas definidos hasta este momento: Reinaldo Pared, Francisco Javier García, Juan Temistocles Montas y Radhamés  Segura, superan con holgura a los aspirantes de los otros partidos, lo propio ocurre con Margarita Cedeño de Fernández que aun no ha lanzado precandidatura.

Un dato que no puede ocultarse frente a cualquier posición que se tenga sobre la reelección, que en mi caso no la promuevo, entre los precandidatos definidos y los no anunciados, Danilo Medina es el único que hasta el momento muestra posibilidades de triunfo en una primera vuelta.

Leonel Fernández exhibe sobre todos los aspirantes definidos el peso de su condición de ex presidente en tres ocasiones y su liderazgo, por lo que hasta el momento supera a todos los definidos, pero se mantiene entrampado en una tasa de rechazo que puede ser catastrófica en una definición de segunda vuelta.

La indefinición del tema de la reelección presidencial afecta el desarrollo de las precandidaturas definidas porque represa una parte importante de la estructura partidaria ya sea porque se ha dedicado a trabajar en base a ese objetivo o porque no hace nada hasta que no se defina.

El Gobierno y su presidente mantienen muy alta valoración  en temas tan importantes como el de la educación con el que casi toca el cielo, las medidas a favor de la mujer, las obras públicas y el fomento de los deportes, y se va por debajo del 50% en energía eléctrica, política exterior, diálogo con los partidos políticos, creación de nuevos empleos, mejoramiento del transporte público, economía y control de la inflación.

En el tema haitiano, que es el único que unifica a los dominicanos de todas las edades, sexos y preferencias políticas, se achicharra, apenas un 20.5 favorece su desempeño en esa materia, un 10% lo ve regular, y un 68% considera que se ha manejado entre mal y muy mal.

89% quiere que el Gobierno se ponga las pilas y controle la entrada de más ilegales haitianos, un 78% quiere que se lleve a la justicia a los empresarios que contratan ilegales. Un 93.5% quiere repatriaciones masivas desde que concluya el plan de regularización.

Faltan dos hechos políticos importantes para que las mediciones estén en mayor consonancia con la realidad. 1-definición de las precandidaturas en el PLD, lo que también deja definido el tema reelección y 2- la convención del Partido Revolucionario Moderno, si escoge a Luis Abinader el mensaje del PLD no puede ser de retroceso, si es Hipólito hay cabida para Leonel.

Si hay un partido que se puede consentir el innovar, es el PLD.



About the Author

Julio Martìnez Pozo
Julio Martínez Pozo, periodista y analista político.