La renuncia a la figura del padre




El niño que vive solamente con una madre autosuficiente tiene el riesgo de acabar siendo absorbido por ella; también el de llegar a rebelarse, al verla como un obstáculo frente a sus deseos de autoafirmación y masculinidad. En cambio, la presencia del padre permite romper la excesiva fusión entre madre e hijo, al tiempo que ayuda al hijo varón a modelar su identidad masculina.

Cuesta entender la renuncia a la figura del padre en una época en la que los poetas siguen componiendo sentidas elegías a su propio padre. Veamos, por ejemplo, un fragmento de la de José Jacinto:

“Esas manos fuertes, esas manos buenas/ que nos corrigieron y que al igual llenaron/ de alegrías y de gozo nuestras vidas,/ esas manos sabias, esas manos buenas/ hoy se encuentran frías”.

El acceso al trabajo profesional por parte de muchas madres de ahora está haciendo que algunos padres empiecen a asumir su cuota de responsabilidad en la crianza y educación de los hijos y en el trabajo del hogar. De la necesidad se está haciendo virtud.

Hoy urge recuperar la función del padre, pero sin limitarse a reproducir la del pasado. Ya no basta con que el padre sea proveedor en lo material y detentador de la autoridad; se espera de él que comparta con la madre el compromiso de educar. Se necesita, por ello, una reinvención de la figura paterna vinculada a un nuevo estilo de autoridad.

Jesús Martínez Madrid



About the Author

La Redacción
Diario DigitalRD.Com, primer diario en línea creado en República Dominicana, fundado el 16 de enero del 2006. Su director es el periodista José Tejada Gómez. Para contactos. Cel. 809-980-6500 y 809-6081130. [email protected]