Crónica negra: Corrupción en RD




Willians De Jesús Salvador.

A lo largo de la historia dominicana, varios Presidentes han sido acusados de corrupción, por hechos concretos en sus gobiernos. El primer presidente dominicano acusado de corrupción fue Buenaventura Báez. Cuando el General Santana asume el gobierno en el año 1853, realiza una experticia de la administración del expresidente, al término del proceso remite un documento al congreso en el que acusa formalmente al Presidente de malversación de los fondos públicos, vía la emisión de dinero inorgánico.

Al Presidente Ulises Heureaux se le presentó una crisis económica (1892) con una iliquidez tal, que no había dinero para pagar la nómina de los empleados públicos.
Pero las finanzas personales de Lilís, se desarrollaban viento en popa, era inversionista en varios negocios e industrias, entre ellos: una fábrica de jabón, accionista de la fábrica de fideos de Pou Rodríguez, accionista de la Sociedad Mercantil de Hamburg, de la Samaná Bay Co., de la Sociedad Mercantil de Sánchez, de la West Indian Public Works; esta última reconstruyó varios muelles, del Banco Nacional de Santo Domingo y de otras empresas.

La Era de Trujillo, no admite un análisis breve, por lo que vamos de manera sencilla y sin adentrarnos en el análisis administrativo de las tres décadas del régimen más corrupto y criminal de América. El cual superó todos los referentes históricos de los tiranos más corruptos de América. Su estilo consistía en comprar todos los bienes inmuebles a precios irrisorios (obligaba las ventas y él fijaba los precios), constituyó compañías de cuantas actividades comerciales existiesen, y era el único proveedor del estado, a tal grado que a la hora de su asesinato las empresas del estado conocidas posteriormente como CORDE, eran de su propiedad, es decir, Trujillo era el dueño de un patrimonio tan enorme que todos los cálculos se quedan cortos.

La Era de Balaguer, muy interesante en esta materia, doce años de corruptelas sin límites. A tal grado, que estando el presidente acorralado por la opinión pública, la sociedad civil y la oposición política, entonces admitió la corrupción imperante en su gobierno, proclamando: “La corrupción se para en la puerta de mi despacho”. Nunca negó la existencia de corrupción, sino su participación en ella. Esto lo recitaban los oradores políticos en cada mitin como si fuese parte de los Evangelios Apócrifos, que los cristianos conocen pero no están obligados a leer.

Balaguer llamaba “indelicadezas administrativas”, cada vez que se descubría un robo en su gobierno. A las nuevas generaciones les parecerán anecdóticas estas expresiones.

La oposición siempre predicaba como pecado capital que en el gobierno de Balaguer se hicieron trescientos millonarios.

Los gobiernos del PRD, también dejaron sus rastros de corruptelas, muy a pesar de que el país esperaba políticas de transparencia administrativas, siempre hay funcionarios que traicionan la confianza depositada. Recuerdo que el PLD publicó en el periódico Vanguardia del Pueblo No. 316, “El Álbum de la Corrupción”. Que paradójica es la historia de los hombres y los partidos, hoy el país está gobernado por el PLD, que surgió como un referente ético en la política dominicana, y en la actualidad se le cuestiona como la “Era más corrupta de la historia dominicana”.

La Odebrecht en República Dominicana

En los siguientes párrafos, sintetizaremos la historia de Odebrecht en República Dominicana.

La empresa llega al país en el año 2002, cuando licita y se le adjudica el primer contrato de la serie de obras que a lo largo de estos años han ejecutado para el gobierno dominicano, por el monto aproximado total de unos 5,000 millones USD.
Esta primera adjudicación se produjo durante el gobierno del Presidente Hipólito Mejía Domínguez. (Las cuáles fueron terminadas por el gobierno que inicia el año 2004, Dr. Leonel Fernández, en cuyo período se le hizo Adendum para readecuar los costos de las obras).

Los montos que se presentan son datos aproximados y públicos, de costo de las obras. Por la obtención de estos contratos, ha admitido la empresa haber pagado unos USD$92 Millones en sobornos; aunque no queda claro si existen algunos que se excluyan y que hayan sido obtenidos por la vía legal e imparcial.
Obras Período 200-2004 – Presidente Hipólito Mejía Domínguez
• Acueducto de la línea noroeste (USD$180 Millones)
• Hidroeléctrica de Pinalito (USD$300 Millones)

Obras Período 2004-2012 – Presidente Leonel Fernández Reyna
• Acueducto de Samaná (USD$115 Millones)
• Hidroeléctrica Palomino (USD$225 Millones)
• Carretera Casabito Constanza (USD$112 Millones)
• Corredor Duarte I (USD$163 Millones)
• Autopista del Coral (USD$400 Millones)
• Carretera El Río – Jarabacoa (USD$100 Millones)
• Acueducto Múltiple Hermanas Mirabal (USD$51,3 Millones)
• Carretera Bávaro-Ubero Alto-Miches-Sabana de la Mar (USD$265 Millones)
• Carretera San Pedro de Macorís-La Romana (USD$82 Millones)

Obras Período 2012-Actualidad – Presidente Danilo Medina Sánchez
• Circunvalación La Romana (USD$76 Millones)
• Boulevard Turístico del Este (USD$110 Millones)
• Corredor Duarte II (USD$250 Millones)
• Ecovías o Circunvalación Norte de Santiago (USD$191 Millones)
• Carretera Piedra Blanca-Ocoa (USD$140 Millones)
• Central Termoeléctrica Punta Catalina (USD$1,945 Millones)

En el mandato del Presidente Fernández; es la época que más contratos se han adjudicado a Odebrecht, aunque los montos más altos se han registrado durante el actual gobierno. La mayoría de los grandes proyectos de construcción han sido entregados a esta empresa, desde el año 2002.

El proyecto Punta Catalina, consiste en la construcción de una Central Termoeléctrica con una capacidad de 720 Mw, integrada por 2 unidades de 360 MW, cada una, para la generación de energía a partir de la quema limpia de carbón mineral pulverizado.

Las instalaciones de la planta constarán de una terminal de recepción de carbón para barcos auto-descargantes de 80.000 toneladas, así como todas las instalaciones de apoyo como: patio y correas transportadoras cubiertos, para el almacenaje y transporte del carbón; sistemas de descarga, de refrigeración, de tratamiento de agua y una subestación eléctrica.

El caso de Punta Catalina es un ejemplo vergonzoso de las prácticas poco éticas. Se trata de un megaproyecto, de una planta generadora de energía eléctrica, que utiliza como combustible el carbón, en vez de promover el uso de energía limpia, hemos dado un retroceso en favor de utilizar como materia prima un combustible altamente contaminante, que contribuye ampliamente al calentamiento global, en directa contradicción con la postura asumida por el país al acogerse al protocolo de Kioto, y comprometerse a la baja de emisiones contaminantes y gases que propician el efecto invernadero.

Por otro lado, según el representante del consorcio IMPE, quien asociado con China Gezhouba Group Company (empresa que construyó la famosa presa de las tres gargantas), establecieron cuando se adjudicó el proyecto, que su oferta rondaba los US$900 Millones, lo cual implicaría una potencial sobrevaluación del proyecto por parte de Odebrecht en unos US$1,045 Millones. Este consorcio presentó un recurso contra la licitación ante el Tribunal Superior Administrativo, el cual fue rechazado por la Suprema Corte de Justicia. El monto final contratado fue de USD$2,040 Millones pero con el compromiso de ejecutar el proyecto en los USD$1,945 antes mencionados. Actualmente, el monto de inversión supera los USD$1,300 Millones; y aún las plantas no están terminadas.

Actualmente una comisión designada por el Poder Ejecutivo, está investigando la licitación de Punta Catalina.

Para fines de transparentar la operación de Punta Catalina, debió llamarse a una licitación para elegir la compañía que haga el peritaje desde la licitación hasta la ejecución del costo de la obra.

¿Qué debió hacer el Presidente? Dar el buen ejemplo que se designara un Fiscal Especial sin militancia política, un referente de honestidad en la sociedad dominicana. Por ejemplo: Don Negro Vera, y comparecer como el primero de sus iguales, con este ejemplo obligar a los expresidentes Hipólito Mejía y Leonel Fernández que hicieran lo propio; deben hablar al país del tema y ponerse a la orden de la justicia.

No hay que esperar que suceda lo de Perú con el ex presidente Alejandro Toledo, sobre todo después que la esposa de su asesor principal Joao Santana, la señora Mónica Moura, declaró que fueron utilizadas cuentas bancarias de Odebrecht para financiar campañas electorales en Angola de José Do Santo, Hugo Chávez en Venezuela y Danilo Medina en República Dominicana.

La democracia e instituciones dominicanas están muy cuestionadas, por el ejercicio perverso de los políticos desde el poder, solo el 18 de cada 100 ciudadanos dominicanos considera que “nuestra democracia” funciona bien. Casi la mitad de la población (49.3%) cree que es una democracia con defectos, pero que funciona de manera aceptable. El 30.2%, sin embargo, fue más tajante, “nuestra democracia no funciona, hay que evitar que una “Primavera Dominicana”, arrase con esta frágil y corrupta democracia, todos perderemos, los ciudadanos pagaremos el precio de la libertad y los políticos comprometidos serán los que paguen un precio más alto, porque por ellos pagaran ante la historia está ignominia”.

El autor es Diplomático y analista de política internacional.
Coautor Ivette De Jesús, Ingeniero