Fogaraté: Gran injusticia

Ramón Colombo, periodista.




Nunca he visto una noticia de primera plana con la palabra “mangú”; ni un editorial o artículo que le rinda honor; ni a un líder político declarar que le gusta el mangú (incluyendo a Hipólito Mejía, que lo consume con envidiable fruición); ni ningún discurso presidencial que lo mencione; ni un intelectual que haya elevado los méritos del mangú; ni a ningún candidato prometer mangú; ni una calle que se llame Mangú. Y todo ello –¡oh, ingratitud!– a pesar de que todos los dominicanos comemos mangú y nuestro orgulloso subdesarrollo tiene el sello inconfundible del mangú (y si es con aguacate, mejor).



About the Author

Ramón Colombo
Soy periodista con licenciatura, maestría y doctorado en unos 17 periódicos de México y Santo Domingo, buen sonero e hijo adoptivo de Toña la Negra. He sido delivery de panadería y farmacia, panadero, vendedor de friquitaquis en el Quisqueya, peón de Obras Públicas, torturador especializado en recitar a Buesa, fabricante clandestino de crema envejeciente y vendedor de libros que nadie compró. Amo a las mujeres de Goya y Cezanne. Cuento granitos de arena sin acelerarme con los espejismos y guardo las vías de un ferrocarril imaginario que siempre está por partir. Soy un soñador incurable.