Establecen como las actividades humanas provocan los terremotos




En un estudio se demuestra que el alcance total de las actividades que pueden inducir terremotos es más amplio de lo que generalmente se aprecia.

Los nuevos terremotos provocados por las actividades humanas, como la minería, la construcción de presas y fracking, son cada vez más frecuentes y requieren una gestión basada en la evidencia, sugieren nuevas investigaciones.

En un estudio dirigido por el profesor Gillian Foulger del Departamento de Ciencias de la Tierra, y publicado en la revista Earth Science Reviews, los investigadores recopilaron un registro completo de más de 700 terremotos que se atribuyen a la actividad humana en los últimos 150 años.

El equipo de investigación encontró que el número de casos reportados, y la mayor fuerza registrada de un terremoto inducido por humanos, han aumentado durante este tiempo.

Comprender los impactos humanos en la actividad sísmica

El trabajo del equipo demuestra que el alcance total de las actividades que pueden inducir terremotos es más amplio de lo que generalmente se aprecia.

El profesor Foulger dijo: «Cualquier actividad humana que influya o interrumpa el estrés en la corteza terrestre, incluso ligeramente, puede afectar la actividad sísmica.

«Esto puede incluir una serie de actividades como minería, construcción de presas o edificios pesados y la extracción de materiales como el petróleo, gas o aguas subterráneas, así como la inyección de materiales en la subsuperficie de la Tierra, por ejemplo, las aguas residuales».

Como parte del proyecto, los registros estudiados por el equipo se han reunido en una nueva base de datos innovadora llamada HiQuake, para ayudar a mejorar la comprensión de la actividad sísmica inducida por humanos.

Gestión mejorada

El equipo de investigación, que también incluyó a expertos de la Universidad de Newcastle, encontró que el terremoto inducido más grande reportado había aumentado con el tiempo de magnitud 6.3 en 1933 (en California) a la magnitud 8 en 2008 (en China).

El estudio también encontró que el número de casos notificados había aumentado considerablemente, probablemente debido a la combinación de un número creciente de proyectos industriales a gran escala y un mejor seguimiento.

El equipo de investigación sostiene que la gestión de la cuestión de los terremotos inducidos puede mejorarse a la luz de los nuevos hallazgos.

El profesor Foulger dijo: «Así como no hay tal cosa como un almuerzo gratis, ningún beneficio social tiene un precio.

«Los proyectos industriales a gran escala son vitales pero debemos asegurarnos de que la política pública, la ingeniería, la preparación y la divulgación ayuden a gestionar los riesgos asociados».

Además, el estudio sostiene que a medida que los terremotos inducidos por humanos ocurren a menudo en áreas que normalmente no están sujetas a actividad sísmica, la población local y la infraestructura pueden estar subpreparadas.

Reconocimiento de terremotos inducidos

Al emprender esta investigación, el equipo enfrentó el desafío de una sub-notificación significativa de terremotos inducidos, así como variaciones en la fuerza de evidencia para la inducción de terremotos, lo que hace imposible estar 100% seguro de que cualquier terremoto es un resultado directo de la actividad humana .

Sin embargo, el estudio sostiene que hay una serie de características inusuales que se comunican comúnmente para los terremotos que se cree han sido inducidos. Estos incluyen una profundidad inusualmente poco profunda y ocurrencia a lo largo de fallas previamente desconocidas.

Los investigadores sugieren que una mejor comprensión de estas características, y más experiencia de tratar con los terremotos inducidos por humanos, podría ayudar a conducir a una mejor mitigación y manejo.

El profesor Foulger agregó: «Si sabemos que los terremotos inducidos por el hombre pueden ocurrir a lo largo de fallas previamente desconocidas, existe el potencial de reducir el riesgo al realizar un mapeo extensivo del subsuelo antes de que comience un proyecto industrial.

«También descubrimos que grandes terremotos pueden ocurrir incluso después de que las operaciones se hayan detenido, planteando la cuestión de si, y por cuánto tiempo, las medidas de mitigación del riesgo sísmico deben continuar después del final de un proyecto.

«El desafío es cómo podemos reconocer el éxito, ya sea que nuestras medidas prevengan un terremoto, ya que no puede haber evidencia de un terremoto que no haya ocurrido».

La investigación fue financiada por la empresa de exploración de gas y petróleo Nederlandse Aardolie Maatschappij BV (NAM).

Ver publicación en ingles en https://www.dur.ac.uk/news/newsitem/?itemno=32446



About the Author

Diómedes Tejada Gómez
Comunicador y Mercadólogo. Editor Económico del diariodigirtalrd.com. [email protected]