La adicción a los teléfonos inteligentes esconde otra realidad

Los teléfonos inteligentes aprovechan una necesidad normal y saludable de sociabilidad




El deseo de observar y controlar a los demás, pero también de ser visto y monitoreado por otros, se encuentra en lo profundo de nuestro pasado evolutivo.

Todos conocemos personas que, aparentemente incapaces de vivir sin la pantalla brillante de su teléfono por más de unos pocos minutos, constantemente envían mensajes de texto y verifican qué hacen los amigos en las redes sociales.

Estos son ejemplos de lo que muchos consideran el comportamiento antisocial provocado por la adicción a los teléfonos inteligentes, un fenómeno que ha atraído la atención de los medios en los últimos meses y ha llevado a los inversores y consumidores a exigir que los gigantes tecnológicos aborden este problema.

Pero, ¿y si estuviéramos mirando las cosas de la manera incorrecta? ¿La adicción a los teléfonos inteligentes podría ser hipersocial, no antisocial?

El profesor Samuel Veissière, un antropólogo cognitivo que estudia la evolución de la cognición y la cultura, explica que el deseo de observar y controlar a los demás, pero también de ser visto y monitoreado por otros, se encuentra en lo profundo de nuestro pasado evolutivo. Los seres humanos evolucionaron para ser una especie exclusivamente social y requieren la contribución constante de los demás para buscar una guía para el comportamiento culturalmente apropiado. Esta es también una forma de que encuentren significado, objetivos y un sentido de identidad.

En un estudio publicado en Frontiers in Psychology, Samuel Veissière y Moriah Stendel, investigadores del Departamento de Psiquiatría de McGill, revisaron la literatura actual sobre el uso disfuncional de la tecnología inteligente a través de una lente evolutiva, y descubrieron que las funciones de teléfono más adictivas compartían un tema común : aprovechan el deseo humano de conectarse con otras personas.

Los impulsos saludables pueden convertirse en adicciones no saludables

Mientras que los teléfonos inteligentes aprovechan una necesidad normal y saludable de sociabilidad, el profesor Veissière está de acuerdo en que el ritmo y la escala de la hiperconectividad empuja al sistema de recompensa del cerebro a funcionar a toda marcha, lo que puede conducir a adicciones no saludables.

“En ambientes postindustriales donde los alimentos son abundantes y fácilmente disponibles, nuestros antojos de grasa y azúcar esculpidos por presiones evolutivas lejanas pueden fácilmente entrar en una sobremarcha insaciable y llevar a obesidad, diabetes y enfermedades del corazón (…) las necesidades pro-sociales y las recompensas [del uso de teléfonos inteligentes como medio para conectarse] pueden ser secuestradas de manera similar para producir un teatro maníaco de monitoreo hipersocial “, escriben los autores en su artículo.

“Hay mucho pánico en torno a este tema”, dice Veissière. “Estamos tratando de ofrecer algunas buenas noticias y demostrar que nuestro deseo de interacción humana es adictivo y que hay soluciones bastante simples para tratar con esto”.

Desactivar las notificaciones automáticas y configurar los horarios adecuados para verificar su teléfono puede ayudarlo a recuperar el control sobre la adicción a los teléfonos inteligentes. La investigación sugiere que las políticas en el lugar de trabajo “que prohíben los correos electrónicos de la tarde y el fin de semana” también son importantes.

“En lugar de comenzar a regular a las compañías tecnológicas o el uso de estos dispositivos, debemos comenzar a tener una conversación sobre la forma adecuada de usar los teléfonos inteligentes”, dijo el profesor en una entrevista reciente. Los padres y los maestros deben ser conscientes de lo importante que es esto”.

https://mcgill.ca/newsroom/channels/news/were-not-addicted-smartphones-were-addicted-social-interaction-284522



About the Author

Diómedes Tejada Gómez
Comunicador y Mercadólogo. Editor Económico del diariodigirtalrd.com. diomedestejada@gmail.com