La caja negra de.Rondón

Juan Taveras Hernández, autor.




El avión que durante muchos años piloteaba Ángel Rondón de repente se estrelló contra el muro de la corrupción que había creado en muchos países, principalmente de América Latina, la empresa brasileña Odebrecht.

Juan Taveras Hernández

Juan Taveras Hernández, peririodista,

La nave llevaba muchos pasajeros, unos en primera clase y otros en clase económica, pero todos bien acomodados y atendidos por azafatas hermosas y bien entrenadas para tan delicado trabajo.

No todos los pasajeros se conocían, pero tenían referencias los unos de los otros. En muchos casos se trataba de colegas. No a todos les tocó “ventanilla”, pero sus compañeros de asiento estaban felices porque el vuelo los conduciría a Disney Works o los dejaría en Europa para un Crucero que los llevaría por el Mediterráneo y las Islas Griegas completamente gratis sin preguntarse –qué carajo importa- de dónde salía tanto dinero que hasta para propinas y ahorrar alcanzaba.

El avión se precipitó, más no se incendió ni se destruyó. Milagrosamente la nave –Odebrecht- sufrió daños cuantiosos, pero reparables después de una millonaria inversión desagraviando países.
En principio se pensó que todos los pasajeros habían muertos, como suele suceder en estos accidentes. Pero no, todos, absolutamente, estaban vivos. Algunos rasguños, golpes pequeños, pero nada que lamentar más que el escándalo producido posteriormente al salir a flote parte de la verdad por “el entramado de corrupción” que según el investigador Jean Alan Rodríguez, envolvía la travesía.

Muchos pensaron que, para su fortuna, “la caja negra” había desaparecido hasta de la oficina de sobornos instalada en Santo Domingo por una cuestión de “seguridad” y que nadie se enteraría de nada, que de cualquier acusación, por falta de pruebas, saldrían ilesos.
Los ocupantes de la nave, que disfrutaron del crucero en uno de los barcos más grandes y lujosos del mundo, no contaron con que la “caja negra” del avión que los traía de regreso al paraíso de la impunidad la tenía el principal acusado y que en ella había otra “caja”: la de Pandora, con todos sus demonios dispuestos a salir por lo menos en las redes sociales.

La “caja negra” la tenía bien guardada, en una caja fuerte de acero inoxidable, a prueba de cañones, nada más y nada menos que Ángel Rondón para protegerse de todo mal o para impedir pagar solo las culpas de muchos.
(“Yo no los corrompí; ellos estaban corrompidos cuando llegué”, dijo –con razón- Marcelo Odebrecht, presidente de la multinacional)
Desde las alturas del poder quieren evitar que Ángel abra la “caja negra”. Ya con mostrarla es suficiente para que el nerviosismo se apodere de muchos, del presente y del pasado político. En el Congreso tiemblan; en el gobierno tiemblan. El lomotil, el diazepan y otros ansiolíticos se agotan en las farmacias. Habrá que importarlos.

(Roberto Santana dijo sabiamente que “Ángel Rondón estaba más seguro en la calle que en la cárcel”) ¡Y es verdad!
Hay que evitar, a toda costa, que “la caja negra” se abra y aparezcan macos, tarántulas o cacatas, culebras tan peligrosas como la Mamba negra africana, zapos, ratas portadoras de leptospirosis, cucarachas de dos patas, mosquitos venenosos y otros insectos malignos ya desaparecidos en sociedades avanzadas, donde prácticamente la corrupción desapareció.

La investigación de los sobornos de Odebrecht ha encontrado un gran obstáculo sin duda: La Caja Negra, debidamente documentada, con los cargos, posiciones ministeriales, diplomáticos y congresuales, con sus nombres,
apellidos, números de cédulas, ciudades y provincias. Hasta una “Pinta de Sangre”, con muestra de “ADN”, de cada uno de los involucrados, tiene la Caja.
Una cosa quedará clara cuando se abra la “Caja Negra”, si es que se abre durante el juicio: la sociedad dominicana está podrida, desde arriba, hasta abajo, legado histórico del PLD.

PD: Un nombre, entre decenas y centenas de nombres, estoy seguro no aparecerá: ¡El mío!



About the Author

Juan Taveras Hernández
JUAN T H Periodista de vieja daba, arrepentido de la profesión por lo tanto que se ha degradado; abogado sin ejercer por verguenza propia, más loco que poeta y viceversa, que no es lo mismo, pero es casi igual. No está orgulloso de haber nacido donde nació. Pero ni modo...