Fogaraté: Terror sobre ruedas

Ramón Colombo, periodista.




Ante tantas muertes y atropellos causados por vehículos pesados en ciudades y carreteras, debe saberse que en ningún país civilizado circulan patanas y furgones por calles y avenidas, y sólo pueden circular en las carreteras a baja velocidad y por el carril correspondiente. En todo país civilizado se obliga a las empresas a transferir la carga de los furgones en los puertos o en estaciones de transferencia que operan en la periferia de las ciudades, pues en esos países sólo se permite la circulación urbana de vehículos de mediana carga. (Eso lo sabe el Intrant, pero al parecer no tiene suficiente poder para solucionar este desastre).



About the Author

Ramón Colombo
Soy periodista con licenciatura, maestría y doctorado en unos 17 periódicos de México y Santo Domingo, buen sonero e hijo adoptivo de Toña la Negra. He sido delivery de panadería y farmacia, panadero, vendedor de friquitaquis en el Quisqueya, peón de Obras Públicas, torturador especializado en recitar a Buesa, fabricante clandestino de crema envejeciente y vendedor de libros que nadie compró. Amo a las mujeres de Goya y Cezanne. Cuento granitos de arena sin acelerarme con los espejismos y guardo las vías de un ferrocarril imaginario que siempre está por partir. Soy un soñador incurable.