¿Tenía razón Charles Darwin?

Manuel Vólquez, periodista.




Se cree que África es la cuna de la humanidad y que de allí proceden las sucesivas especies de homínidos, una familia de primates que incluyen cuatro géneros y ocho especies vivientes, entre las cuales nos incluimos, y antropoides (monos). Esa teoría explica que allí se originó el Homo Sapiens (el humano actual) hace unos 300,000 años para luego expandirse por el resto de los continentes.

Manuel Vólquez

Manuel Vólquez, periodista.

Se afirma que nuestros antepasados nacieron en una zona alrededor de Kenia y Etiopía, donde se han encontrado los restos más antiguos. Después se expandieron a otros lugares en busca de alimentos.

Ese tema generaba discusiones prolongadas en la Universidad entre los estudiantes, algunos de ellos cristianos, que asistían a mi cátedra de Sociología. Nunca se llegaba a una conclusión respecto a nuestro origen.

Para tener una idea de esa cuestión es necesario hacer un descenso hacia la prehistoria, donde descubriremos cuándo y dónde surgen los primeros hombres. Al no haber documentos con los que se pueda comprobar qué sucedió en aquella época, se usan como evidencias los restos arqueológicos, principalmente los fósiles.

El origen de la humanidad siempre ha sido un misterio. Aún hoy, hay quién no cree en la teoría del naturalista inglés Charles Darwin de que el hombre desciende del mono y que fue la selección natural, la evolución, lo que dio pauta a su configuración corporal. La arqueología le ha dado la razón con el estudio de los esqueletos encontrados. ¿Tenía o no razón Charles Darwin?

Las primeras osamentas aparecidas y que se asemejaban al hombre fueron llamados Australopitecos. Tenían un cuerpo y cabeza pequeña, solían medir alrededor de 1,25 metros (cuatro pies) y un peso de entre 25 y 30 kilos (66 libras), una fuerte mandíbula y se alimentaban de semillas y frutos secos. Además de ingerir plantas, comían animales que cazaban en manadas utilizando piedras y palos como armas. También fueron los primeros en fabricar instrumentos golpeando una piedra con otra. Su cerebro era muy pequeño y se asemejaba más al de los primates.

Esta especie evolucionó y se convirtió en el Homo Habilis (hombre hábil), que eran capaces de tallar grandes cantidades de piedras y huesos, como verdaderos artesanos. Comenzó después una época de expansión, con la propagación de estos homínidos en torno al Mediterráneo y en Asia.

Hace alrededor de un millón y medio de años surgió el Homo Erectus (hombre erguido) que había evolucionado en el modo de andar y en el uso de las manos. Eran más sociables y solidarios, se parecían bastante más a nosotros, aunque aún tenían la mandíbula saliente y cejas prominentes y muy pobladas. Con la sonrisa, el grito, el movimiento de los ojos se comunicaban mensajes.

Aprendido a hacer fuego, construían sus cabañas con un entramado de ramas y pieles, adoptaron cavernas como moradas, se vestían de alguna forma, custodiaban el fuego y sabían cazar en grupo. Además, inventaron colchones rústicos y elementos para cubrirse, descubrieron sustancias colorantes como el ocre rojo y tenían un sentido artístico importante.

El sucesor de esta especie fue el Homo Sapiens (hombre sabio) que inició su existencia hace menos de cien mil años. Es la especie del hombre actual. Se trataba de un ser social, que compartía su vida con otros en un espacio y tiempo común. Previo a esta especie se conocen dos ramas: el hombre de Cromagnon y el de Neanderthal, que llevan los nombres de los lugares donde fueron encontrados.

El Homo Neanderthal fue el creador de complejos ritos religiosos, como el enterramiento de los muertos con ofrendas y lechos de flores espolvoreados con ocre. Sin embargo, el Cromagnon es el que más se parece al hombre moderno. Alcanzaron un alto grado de desarrollo técnico como las pinturas rupestres.

Lo que no entiendo es por qué todavía existen humanos con características de monos: ojos brotados, nariz y rostro achatado, boca grande, el cuerpo lleno de pelos, un extraño caminar y agilidad para trepar en los árboles.
¿Acaso no evolucionaron? Esa es la inquietud de mucha gente con el asunto de la creación.