Explorando las causas de la corrupción persistente.




La corrupción se presenta de diversas formas, incluido el favoritismo, el clientelismo (el intercambio de bienes y servicios para el apoyo político), la malversación de fondos públicos y el soborno en instituciones públicas.

Los investigadores de IIASA utilizaron un enfoque novedoso para explorar los procesos y condiciones clave que determinan los niveles de corrupción. Su análisis muestra que la transparencia sobre la integridad de las instituciones es clave para combatir la corrupción, y que se debe mantener la vigilancia contra la corrupción a pesar de su costo, incluso cuando los niveles de corrupción parecen ser bajos.

La corrupción nos afecta a todos. Impide el desarrollo equitativo, desestabiliza las sociedades y socava las instituciones y los valores de la democracia. Es visto por muchos como uno de los mayores problemas del mundo. Según la encuesta de Gallup , la mayoría de las personas incluso coloca sus impactos negativos por delante de problemas globales como el cambio climático, la pobreza y el terrorismo.

La corrupción se presenta de diversas formas, incluido el favoritismo, el clientelismo (el intercambio de bienes y servicios para el apoyo político) y la malversación de fondos públicos.

En su estudio publicado en las Actas de la Academia Nacional de Ciencias de los Estados Unidos de América (PNAS), investigadores de IIASA, la Universidad de Viena y dos universidades japonesas se centraron específicamente en una forma de corrupción, a saber, el soborno en instituciones públicas. Utilizaron una definición amplia de instituciones públicas que también incluía agencias dirigidas por funcionarios como árbitros de fútbol, periodistas o ejecutivos de organizaciones no gubernamentales (ONG); en otras palabras, todos los funcionarios públicos que ejercen el poder sobre la base de la confianza social.

El equipo analizó un modelo básico de soborno utilizando la teoría de juegos evolutiva, un marco desarrollado originalmente para describir la evolución biológica y cada vez más utilizado para analizar la evolución social. Al adoptar este punto de vista, explican los investigadores, sostienen que los actores socioeconómicos se guían por el interés propio. Su objetivo era crear un modelo mínimo que capturara dinámicas clave que serían relevantes para muchos sistemas específicos.

En particular, querían demostrar que la adaptación de los agentes individuales a una situación social prevaleciente conduce a ciclos sostenidos o amortiguados que reflejan el aumento y la disminución de la corrupción institucional junto con la disminución y el aumento de la cooperación dentro de la sociedad.

Esto puede ser ilustrado por la siguiente situación. Generalmente se supone que las instituciones públicas funcionan como guardianes de la comunidad. Sin embargo, estas instituciones son administradas por individuos que no están exentos de motivos egoístas, lo que requiere que las comunidades que confían en la protección que brindan estas instituciones responsabilicen a las instituciones; en otras palabras, tienen que «vigilar a los guardianes». Poner en práctica medidas anticorrupción para implementar esta vigilancia suele ser un asunto costoso. Cuando se descuidan estas medidas, la corrupción puede propagarse, lo que lleva a una pérdida de confianza y una ruptura en la cooperación.

Una crisis de este tipo puede hacer que los interesados revitalicen sus esfuerzos para monitorear la institución y solo inviertan en ella cuando puedan confiar nuevamente en que es lo suficientemente confiable; esto puede frenar la corrupción y reforzar la actividad económica. Tan pronto como la cooperación y la honestidad vuelven a ser comunes, los esfuerzos por vigilar la integridad de la institución se vuelven menos críticos y, por lo tanto, pueden descuidarse nuevamente, iniciando así otro ciclo en el proceso.

Según los investigadores, este ciclo de retroalimentación se produce porque las medidas anticorrupción exitosas crean condiciones en las cuales la reducción de sus costos parece justificada racionalmente. Es decir, las medidas exitosas contra la corrupción socavan su propio éxito.

“Las medidas anticorrupción sufren una inestabilidad inherente que debe reconocerse y remediarse antes de que las medidas tengan la oportunidad de tener éxito a largo plazo. La transparencia sobre la integridad de las instituciones es clave para combatir la corrupción, y la vigilancia costosa contra la corrupción debe mantenerse incluso cuando los niveles de corrupción parecen ser bajos «, explica el investigador del IIASA Ulf Dieckmann, uno de los autores del estudio.

El equipo espera que su análisis ayude a guiar el diseño de medidas anticorrupción y sirva como un trampolín para futuras investigaciones teóricas de juegos de este importante tema.

http://www.iiasa.ac.at/web/home/about/news/190611-persistent-corruption.html



About the Author

Servicios de Noticias
Diario DigitalRD, fundado el 16 de enero del 2006, es propiedad de Editora Diario Digital SRL, una compañía formalmente constituida en Republica Dominicana. Escríbenos a [email protected]