Generales sin tropas enfrentan a Leonel

David la Hoz, abogado y profesor universitario.




La expresión que sirve de título al presente artículo fue acuñada oportunamente por la doctora Margarita Cedeño de Fernández en tiempo oportuno, precisamente, en momentos en que integrantes del comité político del PLD, intentaban restarle merito como persona pública.

El tema tiene su historia, ya en 1990, Juan Bosch observaba ciertas prácticas en dicho órgano que lo hacían no merecedor de su confianza debido a lo cual, optó por tomar como compañero de boleta a alguien no proveniente de dicho órgano sino de las bases del partido.

Esta decisión del presidente ad vitam del PLD bastó para que la denominada “pandilla de los cuatro” como se conocía entonces a lo que hoy se denomina “la Otan”, le odiaran y desatarán, por debajo de la mesa, una campaña artera en su contra.

De manera que Margarita no fue la primera en ser despreciada y vilipendiada por el comité político. Bosch descubrió que dicho comité estaba conformado por pequeños burgueses trepadores que ya para esa fecha tenían algunos negocios con el régimen de Balaguer.

Es por ello que no conforme con escoger un extraño a ese grupo renuncia del PLD en 1991 en una memorable carta en la que detalla los vicios pequeño burgueses que observaba en el comité de marras. Esa posición de Bosch no fue un exabrupto ni una expresión degenerativa del Profesor vegano como entonces dijo públicamente el órgano político del PLD, pues en 1994, Bosch confirmó su desconfianza para con “la pandilla de los cuatro”, al escoger a otro compañero de boleta no perteneciente a dicho órgano.

Esta vez la ira no sería desatada solo contra Bosch sino que incluyó y marcó para siempre las relaciones de Leonel Fernández para con dicho grupo. Es por ello que esa gente nada hizo para lograr la victoria de 1996, esa labor la realizó Balaguer quien teniendo razones histórico-políticas para apoyar al PLD e impedir el ascenso al poder de Peña Gómez sentó en la silla presidencial a Leonel Fernández, quien con una bonhomía no común en un político dominicano, a sabiendas de que el líder no estaría de acuerdo, colmó de regalos a los miembros del comité político a expensas de las bases y de las dirigencias medias peledeista y reformista que si le apoyarón de manera militante. Es debido a este error que nace el mote de “cómeselos” contra los miembros del comité político.

Pero los integrantes de la ahora OTAN, no han sido para nada agradecidos, por el contrario, a la primera ocasión que se les ha presentado para zaherir a Leonel lo han hecho sin ambages, desde la reunión del 19 de abril de 2015 en Juan Dolio. De modo que no sabemos de dónde sale la expresión de que esos generales sin tropas fueron los que condujeron a Leonel al poder, es al revés, Leonel compartió el poder con ellos más allá de lo razonable, de lo prudente en perjuicio de sus reales partidarios.

Por otra parte, el hecho de que ahora no estén con Leonel lo que significa es que el lastre político que representan perjudicara al contendor del Presidente del PLD y, a la vez, que ese cuerpo político ya no tiene razón de ser pues ni posee legitimidad ni prestigio, por el contrario, en lugar de sumar restan.

Además, el retroceso político como la baja en aspectos ético-morales que acusa el PLD como partido de gobierno, se debe, precisamente, al daño irreparable que dicho órgano ha infringido al pensamiento de Juan Bosch. Por tanto, su huida del lado de Leonel no representa más que el anticipo de la sanción que le impondrán las bases del partido primero en las primarias y luego, oportunamente, en el congreso del partido.

Lo que si debe advertir Leonel, es que estos “dirigentes” no son democráticos, es decir no puede esperar una conducta caballerosa ni de compañerismo, esa gente empleará malas artes en el proceso elector de las primarias pues es lo que saben hacer: gobernar sin votos. Recuerde que Danilo no pasaba de un 20% por lo que debió acudir a Margarita para poder llegar a más de un 30% y para ganar, Leonel debió emplearse a fondo desde el palacio.

Luego, la reelección del hijo de Mogollón, necesitó del empleo de todas malas artes que recomienda Maquiavelo y que repudiaba Bosch. De modo que ahora que ya abiertamente han declarado que primero entre el mar antes que permitir que Leonel salga electo y dado que las bases, siempre fiel a Leonel, están decididas a cobrar el abandono a que Danilo las ha sometido, es de esperarse que recurrirán a todo.

Por suerte, cayeron en su propia trampa, pues las primarias tienen por garante a la Junta Central Electoral (JCE), de manera que las posibilidades de fraude están limitadas. Es decir, constituyen un ejercicio electoral garantizado por el órgano constitucional regulador de las elecciones y, se sabe, que el primero de todos los derechos en una democracia es el derecho al sufragio. El cual será contabilizado manual y electrónicamente.

Obviamente, cabría preguntarse si los originariamente peque burgueses lo son hoy en día, pues más que pequeños burgueses son grandes adinerados aunque siguen siendo improductivos en votos y en la generación de riqueza. DLH-15-9-2019



About the Author

David La Hoz
David la Hoz es abogado, experto en derecho de autor.