Author Archives: Cándida Figuereo

Te echo de menos, madre

Parece que fue ayer cuando tu ausencia me hizo llorar, lo que se replica cuando de busco y no te veo. Y es que te echo de menos por perder el privilegio de estar cerca de ti y “dormir” a tu lado para recrear mi niñez privilegiada con una madre cómo tú. Te echo de

Comedimiento

En estos tiempos de “civilización” se asume que el ser humano debe sujetarse al comedimiento para hacer más placentero el poco lapso de vida entre sus iguales, así como con animales diversos que hacen más atractivo el panorama en esta fauna donde no pocos acostumbran a echar a un lado el comedimiento. No se valora

Todo tiene su tiempo

Cuando era niña escuchaba decir que todo tenía su tiempo, como si fuere un indicador que involucraba las etapas de la vida. Para entonces mi mayor anhelo era la llegada del “Día Reyes”, pero nunca vi llegar a Melchor, Gaspar o Baltazar y mucho menos que estos fulanos “dejaban” al lado de mi cama una

Es indignante

Hay hechos que laceran el alma y pasan, aparentemente, inadvertidos hasta que explota la situación por los medios de comunicación en interés de que se corrijan y de que caiga el peso de la ley en el culpable para evitar un tipo de maldad que es indignante. Es el caso de 14 menores de edad

Un amor especial

En mi enseñanza hogareña aprendí que hay seres humanos que incuban en ti un amor especial cuya valía es tan excelsa que no hay dinero que pueda comprar ese afecto, como es el que nos profesan el padre y la madre desde que nacemos. Salvo las excepciones propias de toda regla, el padre y la

Dejar huellas positivas

Aquella familia, ubicada en un escenario humilde, tenía intrínsecamente un gran interés por la superación de su prole en buena lid. Ese propósito le llevó a cambiar de escenario en más de una ocasión en pro de un objetivo que consideraba primordial e ineludible: la escolaridad de sus hijos. El padre y la madre eran

Recobrar la paz

La República Dominicana tiene un segmento poblacional dedicado al trabajo en empresas públicas, privadas o por cuenta propia con el fin último de ganar el sustento familiar o personal. En esa laboriosidad usualmente prima el respeto mutuo. No faltan, empero, aquellos que quieren lo fácil porque el trabajo en cualquiera de sus categorías le sabe

No robarás

Este mandamiento que figura en el número siete de los diez contenidos en la Biblia ha sido un dolor de cabeza en el transcurso de la historia de la humanidad y ayer, como hoy, sigue siento un malestar para algunas personas que no logran liberarse de este hábito. No somos los únicos en tener un

Dejen que trabaje

Si una persona está inmersa en una serie de realizaciones en procura de producir mejoría en conglomerados que necesitan y que probablemente no saldrían a flote sin un respaldo oportuno, lo menos que se puede decir de quien propicia un poco de ayuda para que puedan salir del marasmo es dejen que trabaje. Si usted

Leyes ¿Para qué?

El cuestionamiento anterior es muy frecuente en nuestro medio y no pocos tildan las leyes de ser letras muertas cuando equis situaciones no alcanzan el curso esperado por los espectadores. Es entonces cuando las incongruencias son expresadas por multitudes que consideran que el curso de los acontecimientos estaba distante de ser el adecuado. ¿Es nuevo

Top